Las nuevas reglas del COI que nutren el sueño olímpico de la capital españolaSociedad 

Las nuevas reglas del COI que nutren el sueño olímpico de la capital española

Es semana grande en el Comité Olímpico Internacional (COI) que cumple ciento veinticinco años de historia y lo hace estrenando casa. Impresiona la nueva sede, ubicada en Lausana a riberas del lago Leman, que aparta Suiza de Francia. Un punto de encuentro, como lo ha sido desde su origen el movimiento olímpico. La renovación periódica del COI le ha llevado a mudar su hogar, adaptándolo a los nuevos tiempos, mas no se han quedado ahí los cambios. La crisis económica de la última década había ahuyentado a muchas de las aspirantes a ser urbe olímpica y de ahí que los miembros de Comité han efectuado una profunda reflexión que revolucionará la manera en la que se determina la sede de los Juegos en el futuro. Una filosofía nueva que busca reducir todavía más los costos organizativos y que promoverá la cooperación entre los diferentes territorios interesados en acoger una cita olímpica.

«La Ejecutiva ha aprobado ya la nueva ruta que van a deber proseguir las aspirantes a los Juegos, si bien deberá discutirse a lo largo de la sesión que empieza el primer día de la semana y votarse después a fin de que se haga oficial. El propósito es buscar una forma menos competitiva, que genere menos perdedores y que sea más colaborativa. Tener 5 aspirantes y que 4 pierdan es muy doloroso para bastante gente. Lo sabemos bien en la capital de España, que perdió 3 veces», explica a ABC Juan Antonio Samaranch, vicepresidente del COI.

Exactamente la urbe de España vuelve a aparecer estos días bajo el foco olímpico una vez que el equipo nuevo de Gobierno de la urbe haya reabierto la puerta cara los Juegos de dos mil treinta y dos. «Si se vuelve a presentar, la villa de Madrid va a ser una candidatura muy potente. Lo fue anteriormente y volverá a serlo. Básicamente, pues su proyecto de entonces era el que más se ajusta a los criterios que se marchan a aprobar estos días», apunta Samaranch, persuadido de que ideas como esta y como la de los Pirineos para los Juegos de dos mil treinta sostienen vivo el espíritu olímpico en España.

Entre los nuevos aspectos a tomar en consideración en el sistema de selección y presentación de candidaturas el más esencial, indudablemente, es el económico. «No vamos a dejar que absolutamente nadie edifique infraestructuras deportivas para los Juegos si no tienen garantizado un plan de legado muy potente que deje favorecer al territorio y a sus ciudadanos a lo largo de muchas décadas. Nosotros no deseamos que absolutamente nadie edifique nada para nosotros. Si hay que ir a otra urbe o bien aun a otro país para disputar alguna prueba, puesto que se va a hacer. Los diferentes territorios interesados deben cooperar para presentar el mejor plan posible», asevera el líder. Un plan que va a ser tomado en consideración por la Sesión del COI, que proseguirá siendo la responsable de decidir en último término el organizador de los Juegos.

Peligro económico cero
Uno de los primordiales inconvenientes del movimiento olímpico en los últimos tiempos es el de persuadir a la opinión pública de las bondades de cobijar unos Juegos. «Hoy en día, la organización puede valer cerca de dos mil quinientos o bien tres mil millones, de los que el COI aporta de forma directa unos mil ochocientos. El resto se cubren fácilmente entre los patrocinadores nacionales y la venta de entradas. No es posible perder dinero. Entonces, si charlamos de estadios y demás, puesto que no hay inconveniente tampoco, pues no deseamos que se edifique nada si no lo iba a hacer antes pensando en sus ciudadanos. Solo deseamos que se invierta en proyectos que los Juegos puedan aprovechar, mas que sean de inversión en un largo plazo para la comunidad. En lo que se refiere a la seguridad y el resto de servicios sí que los debe aportar el Estado, mas si un país como España no está presto a aportar seguridad a un acontecimiento como este que deja miles y miles de millones y que crea cientos y cientos de trabajos, puesto que nada. Además de esto, ese costo se recobra sobradamente a través del flujo de dinero que se produce en las compañías locales. Con lo que, con las nuevas reglas, el peligro económico de traer unos Juegos a cualquier urbe es cero y eso debe saberlo la gente», apunta concluyentes.

la capital española está feliz con este COI más parco, cuya nueva forma de elección de la sede de los Juegos acerca más el sueño olímpico a Madrid. Sueño roto en 3 ocasiones, que desea hacerse realidad a la cuarta.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment