Economía Las start-ups educativas se licencian con honores

Las start-ups educativas se licencian con honores

-

Treinta millones de familias en el mundo entero ven de qué manera sus hijos se divierten aprendiendo con Lingokids, una aplicación de España que está llamada a transformarse en uno de los líderes del campo ‘edtech’. «Nuestro objetivo es llegar a cien millones de familias en 2022», afirma el CEO de Lingokids, Cristóbal Viedma, quien en dos mil catorce creó esta plataforma concebida para que los menores de 8 años aprendan mientras que juegan en inglés. «No se trata de aprender inglés, sino más bien de aprender en inglés», explica Viedma sobre su aplicación, que cuenta con prácticamente quince millones de descargas en U.S.A..

Se espera un enorme desarrollo para la industria tecnología educativa, famosa normalmente bajo el término ‘edtech’, acrónimo de las palabras inglesas ‘education’ y ‘technology’. Conforme una investigación de la firma de investigación Grand View Research, el mercado mundial de ‘edtech’ va a tener un tamaño en dos mil veintiocho de trescientos setenta y siete mil ochocientos cincuenta millones de dólares estadounidenses, un trescientos veintidos con dos por ciento más que los prácticamente ochenta y nueve y quinientos millones que rondaba en dos mil veinte. Se trata de una gigantesca industria que agrupa distintas ramas relacionadas con la educación, como pueden ser aplicaciones orientadas al consumidor final (B2C), como Lingokids, o bien que den servicios digitales a otros negocios (B2B), como las escuelas.

«Odilo, Lingokids y también Innovamat son 3 start-ups que, para mí, serán líderes mundiales», afirma Dario Villena, directivo de inversiones en Kapita VC. Odilo es una plataforma de contenidos educativos para institutos, universidades o bien empresas, al tiempo que Innovamat es una aplicación a fin de que pequeños de entre 5 y diez años aprendan matemáticas. Las 3 son start-ups creadas en España, donde las compañías de ‘edtech’ cuentan con un idioma que representa una enorme ventaja para exportar sus productos y servicios a otras latitudes.  

Factor provechoso
«El idioma ayuda mucho a llevar estos servicios a Latinoamérica, si bien hay que hacer algo de adaptación en los contenidos», afirma Sonia Fernández, asociada de Kibo Ventures. Se calcula que hay unos cuatrocientos cuarenta millones de hispanohablantes en América, con países muy poblados como México (ciento veintiocho millones), Colombia (cincuenta y uno millones) y Argentina (cuarenta y 5 con ocho millones). Mientras, en E.U. hay cerca de cuarenta y uno con siete millones de hispanohablantes.

Las zonas emergentes presentan una de las grandes ocasiones para las compañías de ‘edtech’, conforme Villena, de Kapita VC. En ese aspecto, Latinoamérica es el mercado de expansión natural para las start-ups españolas, si bien el especialista aconseja tener un ojo puesto en China, un país que en dos mil veinte amontonó el sesenta y tres por ciento de la inversión mundial en ‘edtech’. «En China, hay ciento setenta y dos millones de personas estudiando en línea. Y, de ese total, ciento cuarenta y dos millones lo hacen a través del móvil», asegura Vilena.

Pese al enorme potencial, los fondos generalistas hasta hace poco apenas se interesaban por el ámbito de tecnología educativa. «Hace 3 o bien 4 años, los generalistas se fijaban en otras industrias digitales que producían más interés como el ‘big data’ o bien las plataformas de software como servicio (Software as a Service)», afirma Fernández, de Kibo Ventures, un fondo que en dos mil diecisiete invirtió en sus 2 primeras ‘edtech’: Gamelearn y Odilo. «El ‘edtech’ estaba aun mal visto pues los fondos comprendían que no había innovación en el desarrollo de tecnología», afirma Villena.

En el radar
Esa visión empezó a mudar ya antes de la pandemia. No obstante, la aceleración del proceso de digitalización provocado por el Covid-diecinueve ha aumentado el interés por la educación on-line de forma significativa. «Les ha favorecido meridianamente la pandemia y hay más hambre por la parte de inversores no expertos en ‘edtech’. Ahora es un campo que está en el radar de cualquier fondo generalista de capital riesgo», afirma Sonia Fernández, asociada de Kibo Ventures.

Este impulso ha sido aprovechado por ciertos líderes de la industria para sacar una parte de sus acciones a Bolsa y levantar recursos. De esta forma, la plataforma estadounidense de cursos on line Coursera logró quinientos diecinueve millones de dólares estadounidenses el treinta y uno de marzo en la Bolsa de la ciudad de Nueva York. Mientras, la aplicación de aprendizaje de idiomas Duolingo ha empezado ya los trámites para lanzar en E.U. su IPO, iniciales en inglés de oferta pública de venta.

La tasa de abandono es el primordial reto que siempre y en todo momento ha enfrentado la educación a distancia. Conforme el estudio O bien-Ranking dos mil diecinueve producido por la Fundación Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, no acaban sus estudios el veintisiete con cuatro por ciento de los estudiantes de grado en universidades públicas españolas en modalidad presencial, un porcentaje que se eleva a sesenta y 2 con uno por ciento en el caso de las instituciones de educación superior a distancia.   

«El ratio de abandono es un reto, mas con una mejor experiencia de usuario se reduce», afirma Villena, de Kapita VC. A su parecer, crear un contenido genial y que enganche es la mejor receta a fin de que los usuarios no abandonen la capacitación on-line. En ese sentido, Lingokids se ha centrado en el autoaprendizaje y en el aprendizaje a través del juego a fin de que los pequeños gocen su aplicación.

«Las herramientas digitales ya desempeñan un papel esencial en la educación, es algo básico que tenemos que aceptar», afirma Viedma, el CEO de Lingokids, quien estima que aún hay un reto de adopción de la tecnología, pese a que la pandemia ha acelerado el empleo de estos renovadores sistemas. Hasta el instante, esta pujante start-up de España ha levantado unos cincuenta y dos millones de euros y espera continuar medrando con financiación pública o bien privada para crear una compañía sustentable a largo plazo.

Valor diferencial
Desde Kibo, Sonia Fernández identifica la distinción entre empresas como otro de los desafíos a abordar. «Ya existen muchas ofertando contenidos de ciencias o bien matemáticas, con lo que se precisa algo muy diferencial para competir», afirma. «A largo plazo, vamos cara un modelo educativo más híbrido», afirma Villena, quien estima que va a ser interesante ver de qué forma los que hasta el momento han sido líderes del ámbito, como las editoriales de libros de texto, se amoldan a esta mega tendencia. 

Otros pupilos ejemplares
Aparte de Innovamat, Odilo y Lingokids, hay otras empresas españolas sobresaliendo en el mercado de ‘edtech’. La más grande sería Proeduca, una compañía cotizada en el BME Growth que incorpora sistemas de educación tecnológica en los cursos de sus universidades a distancia. Entre las más pequeñas resaltan Go4Clic, una plataforma que deja a cada usuario desarrollar sus cursos, o bien EDpuzzle, una herramienta para crear clases por vídeo. Otras son Let’s Coder, que forma a personas en programación, o bien Opositatest, que sirve para preparar oposiciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

El Covid-diecinueve persistente es poco usual en los pequeños

La infección por el SARS-CoV-dos, el virus que causa...

Pavor en la anterior de Champions entre el Dinamo Zagreb y el Legia Varsovia

Los Olimpiadas acaparan estos días la atención de los...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados