CulturaLas Ventas: la decadencia de la primera plaza de...

Las Ventas: la decadencia de la primera plaza de toros del planeta

-

Los excrementos de las palomas adornan cada rincón de Las Ventas. Cagadas y cagadas de pájaros que Piero Manzoni hubiera transformado en arte chorrean sobre las paredes peladas. En el suelo los cartones se reparten al lado de columnas y ventanales, tal y como si fueran el váter de las ratas voladoras. En los otros baños, los del apasionado de a pie, las sillas del personal de limpieza continúan en la puerta con su tomo de polvo. Si se levanta la mirada, las fisuras de techos y paredes hacen tremer las supones, colmadas de humedades. La imagen es desoladora, en un estado «lamentable» , tal como denunció la primordial agrupación taurina de la villa de Madrid, la Asociación el Toro . «Esta plaza es una ruina», expresaron el último día de San Isidro, con la esperanza de que en la Feria de Otoño hubiese alguna mejora. «Nada. Toda la época ha seguido igual, más estropeada, más descuidada y con más suciedad amontonada. Hemos protestado, sin percibir respuesta», explica su presidente, Roberto García Yuste, que cada tarde ocupa su localidad del siete. Más arriba, en la grada, y más arriba aún, en la andanada, las barandillas –las de sol y las de sombra– son «las del Titanic», como dicho quedó por la afición en el VAR del tendido. Humedad y suciedad en el grano del tendido guillermo Navarro Apena ver tanto desperfecto en ‘La Moncloa del toreo’ solamente pisar su solado, con losas hechas trizas en peldaños y terrazas. Los sumideros, colmados de orificios. Los ‘guardavivos’, fallecidos y sin restituir. El limado, pintado y embarnizado no se conocen desde hace unos años. Ni con bótox remozaría la cara de más de un burladero, desde el de los areneros al de los políticos. ¿Qué va a pensar el abonado que pagó ciento cuarenta y cinco euros por una barrera mientras que la madera gris ‘descascarillada’ se prendía en su camisa festiva de la Hispanidad? Vicente, del balconcillo del dos, solicitaba un repaso. Otros planteaban traer una regadera a fin de que la yerba que absolutamente nadie despeja creciese aún más lozana. En cambio, la fila de maceteros prosigue totalmente vacía. El mal estado de los ladrillos de uno de los patios G. navarro Al palco cero se le ha caído el número, como a múltiples localidades del diez. En el Cuarto Tercio, en los bajos del nueve, el mural comienza a resentirse. Quebrado y con una valla roja de plástico anda el balcón de la terraza más polémica. Los focos del iluminado semejan sacados del desierto de Tascas tras el galope de Indiana Jones a lomos de Huracán. Polvo y más polvo. La tapa de la cañería de arriba prosigue ausente. Mientras que descendemos escalones, trepa una montaña de libros peor puestos que un cuarto trastero de estudiantes. Ya en el tendido, ciertos caños andan sobresaturados por las cascarillas de pipas. El chirrido del portón de cuadrillas, sin aceitar, se semeja al de las mazmorras. Y la Puerta Grande –¡no cualquier puerta!– enseña a los turistas su lado desmejorado. Su techo, el más retratado del toreo, es espéculo del paso del tiempo sin cura. Tan hermoso y tan ajado… Como los patios de cuadrillas y arrastre, con ladrillos que precisan ser reparados. Una valla en la terraza-disco g. Navarro Muchos cubos de basura y poca limpieza. Como en los azulejos que cuelgan en el 1. Bajo el «estoicismo» de Litri y el «duende» de Curro, solo falta que pase el camión de cuadros verdes. Por el hecho de que si el algodón no engaña, los pantalones tampoco. Muchos restos en una temporada en la que ciertos espectadores no asisten al rito sino más bien al botellón. La disco ha generado la división: desde los que aplauden que sea un reclamo más para la juventud –bienvenida sea– a los que estiman que se profana la catedral con el ‘lailo-lailo’ y las copas volando por los corredores aun en tardes de cornada. En ese túnel de azulejos blancos que conduce al hule, solamente acceder, asoman dos enormes fisuras. Como aquellas que mostraban los libros de EGB de la falla en la corteza terrestre. Exactamente, la enfermería deberá ser remodelada por la compañía, Plaza 1, como establecía el pliego de adjudicación. Hierros de la estructura, con un sillón de palco en el interior G. Navarro Muchas son las críticas que se han vertido en las redes sociales contra la Monumental ‘Pacha’. Mas no todos y cada uno de los jóvenes se aproximan a la plaza por el rito del agua con misterio. Los hay con auténtica afición al misterio del toro. «Está bien lo de estimar captar los jóvenes, mas eso es una cosa y otra permitir el acceso con una botella de ginebra (unos letreros señalan que está prohibido)», apunta el presidente de la Asociación Juvenil Taurina de España, Ignacio Borondo . Desde su grada del seis demanda «la decadencia: los techos fatal, las paredes despintadas… Desperfectos muy exagerados, indignos de una plaza que acoge un espectáculo cultural». El lamentable estado del suelo del callejón G. Navarro La verdad es que la obra de Las Ventas va camino de perdurar más que la del Escorial. Ni con el precedente Ejecutivo ni con este se realizó esa gran reforma que ya jamás va a ser, una vez que la Comunidad de la capital de España renunciara a que se transformara en un espacio multiusos. Los argumentos: la apuesta total como espacio taurino y la dificultad para acometerla al ser un edificio BIC . «Las Ventas ha de ser un caso para el resto del orbe taurino y esto no solo debe centrarse en lo que sucede en el ruedo, sino la infraestructura ha de estar acorde a la categoría que ostenta la plaza», escribieron en una carta los miembros de la Asociación el Toro a Isabel Díaz Ayuso , muy coreada toda vez que ha asistido a la Monumental por su defensa de la Celebración, si bien sin faltar las pancartas y mensajes donde se mostraba «la gran preocupación» del apasionado por el «desastroso» estado del primer chintófano del planeta. MÁS INFORMACIÓN nueva Si Luis Miguel Torres: «Confiamos en que la reforma integral de la plaza esté concluida en 2024» Ahora, superadas las complejidades para tocar cualquier aspecto de un edificio por el que candela Patrimonio, la Comunidad de la villa de Madrid se pone por fin manos a la obra para remodelarla. El ‘Titanic del toreo’ no se hunde.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados