Lebron James, tercer máximo encestador en la historia de la NBASociedad 

Lebron James, tercer máximo encestador en la historia de la NBA

La superestrella de Los Angeles Lakers, el alero LeBron James, de Los Angeles Lakers, se transformó este sábado en el tercer máximo encestador en la historia de la NBA al superar al legendario exescolta Kobe Bryant, quien asimismo militó su carrera con el equipo californiano.

James, que jugó de visitante con los Lakers el partido de liga frente a los Sixers de la ciudad de Filadelfia, consiguió anotar canasta de 2 puntos cuando faltaban 7:22 minutos del tercer periodo y llegó a los dieciocho que precisaba para superar la marca de Kobe Bryant (treinta y tres y seiscientos cuarenta y tres).

El alero estrella de los Lakers lo hizo con una penetración perfecta tras percibir asistencia de su nuevo compañero esta temporada el pívot Anthony Davis.

El vídeo del campo inmediatamente dio a conocer la marca conseguida por James y los seguidores de los Sixers, puestos de pie, le tributaron una enorme ovación, mientras que la estrella de los Lakers se iba a un tiempo fallecido para darles la mano con sus compañeros.

En el instante que James logró la canasta de la nueva marca, los Lakers estaban abajo en el marcador con una desventaja de veinte puntos (setenta y cuatro-cincuenta y cuatro), que no pusieron superar y al final perdieron por ciento ocho-noventa y uno. Si bien James procuró superar la marca en la primera parte al final no lo pudo lograr tras quedarse con catorce puntos, incluidos 6 en el cuarto inicial, después que falló un tiro desde fuera del perímetro con menos de 2 minutos por jugarse en el segundo cuarto.

James concluyó el partido histórico como líder de los Lakers al lograr veintinueve puntos que ponen la nueva marca en treinta y tres y seiscientos cincuenta y cinco, aparte de apresar 7 rebotes -protectores- y repartir 8 asistencias en treinta y cinco minutos que vio acción.

El ganador de 4 premios de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga completó un ascenso metódicamente estudiado en la lista de los mejores encestadores de todos y cada uno de los tiempos, dejando atrás en el camino a grandes legendarios en la historia de la NBA.

James se hizo cargo en el dos mil diecisiete de superar al expívot de los Lakers, Shaquille O’Neal, el autoproclamado «Most Dominant Ever» y al siguiente, en el dos mil dieciocho, hizo lo propio con el legendario Wilt Chamberlain, el único que logró en un partido llegar a los cien puntos.

Entonces, en el dos mil diecinueve se ocupó de reemplazar asimismo en la lista de los máximos encestadores a otro legendario como Michael Jordan, en la lucha que sostiene por delimitar el título de quien de los 2 es el mejor de todos y cada uno de los tiempos.

Este sábado, James viajó a la urbe de la ciudad de Filadelfia, donde nació Bryant, el jugador que le antecedió en los Lakers como la superestrella, y con la necesidad de lograr dieciocho puntos para superarlo en el tercer sitio de la lista de todos y cada uno de los tiempos de los encestadores y eso fue lo que logró.

Estos jalones se han producido con tanta frecuencia y con tanta congruencia que han empezado a difuminarse en una neblina de algo que debe ocurrir por fuerza. Cuando James, de treinta y cinco años, pasó a Jordan, su héroe de la niñez, recibió un aplauso de la multitud local en el Staples Center, mas no una ovación apabullante.

La reacción silenciada fue influida por su estado de recién llegado a Los Ángeles, mas asimismo por su distancia de la mortalidad del baloncesto, puesto que no estaba en juego que se aproximase su retiro sino más bien todo lo opuesto que tendría la ocasión de ofrecerle noches llenas de gloria.

James «The King» prosigue compilando puntos sin signos esenciales de desaceleración pese a la edad que tiene cuando lo normal es que los atletas empiecen el declive de sus carreras. Está promediando más de veinticinco puntos por decimosexta temporada sucesiva, y ha jugado en todos menos 2 partidos en la presente.

Pasar los treinta y tres y seiscientos cuarenta y tres puntos de Bryant fue solo cuestión de tiempo, y el jalón es un recordatorio de que James podría cualquier día deponer hasta el mítico Kareem Abdul-Jabbar como líder encestador de todos y cada uno de los tiempos. Desde el retiro de Abdul-Jabbar en mil novecientos ochenta y nueve, su total de treinta y 8 y trescientos ochenta y siete puntos en su carrera se ha transformado en uno de los récords intocables del baloncesto.

A lo largo de una carrera de veinte años, el profesor de todos y cada uno de los pivotes que patento el conocido tiro del «skyhook» promedió más de veinte puntos por partido en diecisiete temporadas y jugó cuando menos setenta y cuatro encuentros en dieciocho temporadas. De la misma manera que James, Abdul-Jabbar fue una máquina que superó tanto a los contrincantes como al mismo tiempo y dejó poco margen de fallo a las estrellas que en el futuro quisiesen desafiarle.

Jordan era el llamado a alcanzarlo, mas puso en riesgo sus posibilidades de superar a Abdul-Jabbar con su primer retiro y los perdió con el segundo. El declive físico de O’Neal en sus treinta años le impidió dar un empujón serio, y la ruptura del ligamento de Aquiles de Bryant en dos mil trece desvaneció sus esperanzas.

La historia legendaria del legendario exala-pívot de los Utah Jazz, Karl Malone, fue el más próximo, concluyendo con treinta y 6 y novecientos veintiocho puntos a lo largo de una carrera de diecinueve años, mas se encontró con el muro de la edad a los cuarenta años y debió conformarse con ocupar el segundo puesto.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment