SaludLos virus del dengue y del zika hacen que...

Los virus del dengue y del zika hacen que las personas sean más exquisitas para los mosquitos

-

Los virus del dengue o Zika segregan una substancia química que puede hacerlos más atractivos para los mosquitos, el vector que transmite los dos virus. Lo desvela una estudio que se publica en «Cell», en el que además de esto se muestra una forma de reducir la liberación de dicha substancia en ratones y hacer así que las picaduras de mosquitos sean menos frecuentes: la clave no es otra que un fármaco para el acne.

Prácticamente la mitad de la población mundial vive en zonas de peligro de dengue y, debido a la carencia de tratamientos, muchas zonas perjudicadas por el dengue tienen altas tasas de morbilidad y mortalidad.

Los virus del dengue y del zika dependen de los mosquitos para subsistir. Cuando los mosquitos sanos pican a un huésped inficionado, mismos pueden inficionarse y trasmitir los virus a otros animales. «Los mosquitos dependen de su sentido del olfato para advertir víctimas», apunta Gong Cheng, científico primordial del proyecto en la Universidad de Tsinghua (China). «Al inicio de este estudio, hallamos que los mosquitos preferían buscar y alimentarse de ratones inficionados con dengue y Zika».

Para investigar por qué los mosquitos prefieren a los huéspedes inficionados, el equipo efectuó un análisis químico de muestras de fragancia de ratones y humanos inficionados. El conjunto identificó al culpable que hace que huelan más «delicioso» como la acetofenona, que estaba presente en un nivel anormalmente alto en las personas inficionadas. Este compuesto asimismo se puede hallar en muchas frutas y ciertos quesos.

«Descubrimos que los flavivirus [como el dengue y el zika] pueden emplear la mayor liberación de acetofenona para asistirse a sí mismos a conseguir sus ciclos vitales de forma más eficaz al hacer que sus huéspedes sean más atractivos para los mosquitos vectores», apunta Cheng.

Cheng y su equipo estudiaron de qué forma los virus del dengue y Zika aumentan el nivel de acetofenona y lo describieron como «una interacción compleja entre la microbiota de la piel, los flavivirus y los mosquitos de los huéspedes».

Si las células ganan, RELMα sostiene a raya a las bacterias productoras de acetofenona
Planeamos regentar isotretinoína en la dieta de los pacientes con dengue para reducir la actividad de los mosquitos mediada por acetofenona

En el momento en que un flavivirus invade a un huésped, el virus entra en un tira y afloja con las células del cuerpo del huésped para supervisar el nivel de una proteína clave que regula la composición del microbioma de la piel: RELMα. Si las células ganan, RELMα sostiene a raya a las bacterias productoras de acetofenona.

«Curiosamente, tanto el virus del dengue como el del Zika fomentaron la proliferación de bacterias de la piel productoras de acetofenona al eliminar la expresión de RELMα», asegura Cheng.

Como resultado, ciertas bacterias se contestan en demasía y generan más acetofenona. De pronto, estos individuos enfermos huelen tan exquisito para los mosquitos como una bandeja de galletas recién horneadas para un conjunto de pequeños de 5 años.

Con una entendimiento más clara de de qué forma el flavivirus afecta el microbioma de la piel, el equipo se dispuso a hallar una forma de asistir a las células a ganar el tira y afloja. Tras examinar la literatura RELMα existente, el conjunto decidió probar si la isotretinoína, un derivado de la vitamina liposoluble de tipo A empleado como fármaco para el acne, puede eliminar la producción de acetofenona.

El experimento fue simple: nutrir a los ratones con isotretinoína y ponerlos en una jaula con mosquitos.

Los autores hallaron que los mosquitos no se nutrían de ratones inficionados tratados con isotretinoína más que los que se nutrían de animales no inficionados. «La administración de isotretinoína, en animales inficionados con flavivirus, redujo la volatilización de la acetofenona al remodelar las bacterias comensales residentes en la piel del huésped», afirma Cheng.

El experimento fue simple: nutrir a los ratones con isotretinoína y ponerlos en una jaula con mosquitos

En el futuro, Cheng y su equipo se plantean aplicar sus descubrimientos en el planeta real. «Planeamos dirigir isotretinoína en la dieta de los pacientes con dengue para reducir la actividad de los mosquitos mediada por acetofenona», asevera Cheng.

Asimismo están atacando el inconveniente desde el lado de los mosquitos. «Planeamos identificar receptores olfativos concretos para la acetofenona en los mosquitos y suprimir los genes de la población de mosquitos a través de una tecnología de conducción genética», explica Cheng.

Sin los receptores, los mosquitos ya no van a poder olisquear la acetofenona que tanto les agrada, lo que probablemente atenuará la propagación del dengue y otros flavivirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Explican por qué el cáncer de pulmón no responde bien a la inmunoterapia

La inmunoterapia -tratamiento farmacológico que estimula al sistema inmunitario...

Xavi: «Estamos en un buen instante mas hay que darle continuidad»

El F.C. Barcelona empieza este domingo la segunda vuelta...

Manuel Vilas: «El placer rige el planeta, y más en el capitalismo»

Manuel Vilas (Barbastro, mil novecientos sesenta y dos) tuvo...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados