María Elvira Roca Barea: «El modo en que Pedro Sánchez llegó al poder la primera vez es legal, mas a todos nos chirrió que eso no estaba bien»Educación 

María Elvira Roca Barea: «El modo en que Pedro Sánchez llegó al poder la primera vez es legal, mas a todos nos chirrió que eso no estaba bien»

María Elvira Roca Barea (El Borge, Málaga, mil novecientos sesenta y seis) ha conseguido desmentir, según ella misma alardea, ese refrán que afirma que absolutamente nadie es profeta en su tierra, sobre todo en España. Y no le falta razón. Tras haber transformado en best seller un libro («Imperiofobia») sobre el origen y las consecuencias de la historia de leyenda negra, algo inusual en el mercado editorial de España, poco dado a estrujarse las meninges históricas, termina de ganar el premio Espasa con «Fracasología», obra en la que averigua en las causas de ese derrotismo tan nuestro, con un diagnóstico claro: andamos cortos de autoestima.

¿Por qué razón la historia de España se centra en el cultivo incesante de la fracasología?

El término fracasología es de Manuel Lucena, se lo tomé prestado, pues me pareció muy acertado cuando se lo escuché la primera vez. Las razones por las cuales sucede son largas y profundas, mas el paso inicial cara la adopción de esa visión negativa de la Historia de España es el siglo XVIII, cuando nuestras elites intelectuales y políticas se afrancesan y absorben la visión de España que se tiene en Francia.

En verdad, esa es la primera una parte del libro.

Precisamente. Por otro lado, es prácticamente irresoluble que esto ocurriese de este modo, pues el cambio de dinastía hizo que pasase a reinar en la capital española la mayor oponente de los Habsburgo. Esa dinastía, que había hecho de todos y cada uno de los razonamiento de la historia de leyenda negra su caballo de batalla, cuando llega a la capital de España no se marcha a desdecir.

Teníamos al contrincante en casa.

Claro, por una conjunción astral. Entonces, las nuevas elites, cuando se genera un cambio, recogen aquello que es el alegato oficial de la temporada de Felipe V y Luis XIV.

Les resulta conveniente para proseguir manteniéndose como elites.

Claro, es que si no te pliegas, te marchas. Yo lo ejemplifico siempre y en todo momento en Oropesa, que desaparece de súbito, tras haber sido uno de los personajes más esenciales del reino.

Es verdad que no todas y cada una de las elites mantuvieron y incitaron ese alegato negativo, mas no es menos cierto que apenas se hicieron escuchar. ¿Por qué razón no se les escuchó? ¿Fueron silenciados?

En una primera etapa, hay un silenciamiento. Y después hay temor. Hay un poder nuevo que se ha impuesto desde una guerra y resulta obvio que el que gana impone su criterio y suprime todos y cada uno de los focos de resistencia. Si te pliegas, no prosperas o bien te condenas a ser un ostracista invisible. Entonces, prosigue por el hecho de que conecta con el alegato triunfante en Europa: es lo que afirman los franceses, con lo que tiene todo ese prestigio de lo europeo que en ese instante para España es ya vital, es una prioridad que nuestro alegato coincida con el que haya del otro lado de los Pirineos, si no estamos perdidos y equivocados. Es el alegato ganador, aquel que siempre y en todo momento halla eco, y es parcialmente simple sumarse a él. Hay un montón de razones que explican por qué razón Goytisolo y Ferlosio tienen el Cervantes.

¿Y quiénes deberían tenerlo que no lo tienen?

Lo que deseo decir es que meridianamente el fracasológico ha sido un alegato reputado, premiado.

El alegato «noventayochista».

Claro, de la terrible España, mala, inquisitorial, casticista, con pecado original…

Y lo que mantiene es que las elites que se han audaz a contrariar ese alegato no han sido retribuidas.

Han continuado en segunda fila, no son tan esenciales, ni adquieren la relevancia interna y externa que si te apuntas al alegato general. Esa es la tecla, y si la tocas, repercute, marcha y tiene éxito.

El diagnóstico es claro: los españoles tenemos un inconveniente de autoestima.

Sí, desde ya hace mucho tiempo, desde los tiempos del cuplé, no cuestionando determinadas aseveraciones. Por poner un ejemplo, Paul Preston mantiene que España no ha llegado a la modernidad. ¿Perdón? No me he leído su libro, mas niego la mayor. España ha tenido sus inconvenientes, mas ha llegado a la modernidad. Decir eso es una brutalidad como un castillo.

¿Y por qué razón nos agrada tanto ese placer de la derrota?

No, lo que agrada es que te transformas en un ser mejor que tu país, Y eso genera satisfacción. Unamuno, con el alegato del casticismo y la demanda de esa España… Tú te ubicas fuera de tu país, no eres tu país, eres mucho mejor.

¿Mas qué ganas siendo mejor que tu país?

Enormes cantidades de autosatisfacción, y que te hacen mucho caso.

Fuera, desea decir.

Y como te hacen caso fuera, te lo hacen dentro.

Bueno, el refranero de España, que es muy sabio, afirma aquello de que absolutamente nadie es profeta en su tierra.

Yo lo he negado (ríe). Todos sabemos que cuando los españoles triunfan fuera, entonces ya les hacen un caso enorme dentro. Es un fenómeno parcialmente usual, ha ocurrido con autores del Siglo de Oro, nuestro Cervantes no se murió pues los ingleses lo adoraron.

¿Tenemos cura?

Yo creo que sí, por el hecho de que el país, arrastrando este inconveniente de bastante tiempo tiene una capacidad de resistencia excelente, mayor que ningún otro país de Europa. España es un país que, como lleva ya bastante tiempo de aprendizaje prácticamente intuitivo, por el hecho de que a las elites se les va la cabeza, les falla, ha aprendido a no confiar, y tiene una capacidad de autoestructuración y autoorganización excepcional.

Somos unos supervivientes.

Puesto que sí, es un país muy superviviente. Puesto en modo resistencia, el de España es insuperable. Viendo esa trayectoria, de élites líderes y de pensamiento, lo que ves es para morirse, y no obstante el país no se muere. Lo que mantiene esto por abajo es una clase media sensacional, cuerpos profesionales fabulosos.

La Administración Pública, tan vilipendiada.

Ese cuerpo de funcionarios de oposición que ha sido siempre y en todo momento el cobijo de los que no tienen padrino que les bendiga en ningún lado. Nuestra clase política se ha ocupado de desgastar cuanto ha podido el prestigio de la función pública.

¿Por qué razón?

Bueno, ya por el hecho de que la función pública es lo que aparta el caos del Derecho en la Administración de España. Si no hubiese un cuerpo de funcionarios resistiendo toda brutalidad que se le haya podido suceder al último cargo que tiene por encima… Es un cuerpo de resistencia excelente.

Fíjese que una de las cosas que a mí más me preocupa es de qué forma la hispanofobia campa a sus anchas por Hispanoamérica.

Y ha ido a menos. Es el argumentario idóneo para toda la clase política que ha gestionado desastrosamente sus países. No debes hacer solamente, como ha hecho López Obrador. Qué de mala forma tengo el paro, qué de mala manera tengo la inflación… A ver, una causa: los españoles, que son malísimos.

Es cierto lo que afirma, mas algo podría haber hecho España a fin de que eso no pasase.

Era bastante difícil. En la última una parte del siglo XVIII y en el XIX, América no le ha interesado a España nada. Y nada es nada. Absolutamente nadie escribe sobre América.

Mas, ¿por qué razón?

Un imperio de esas peculiaridades, con un mar en medio tan grande, tan enorme, era un esmero enorme.

Mas con una enorme recompensa.

No tanta, España no era más rica. En el momento de la verdad, había ido medrando la idea de ¿qué sacamos nosotros de esto? El interés rebrota por el tema de Cuba, mas sobre todo por el hecho de que es una guerra con los U.S.A. de América. Acaba lo de Cuba y el intento de Rafael Altamira es casi el primero de restituir el término de hispanidad. Mas asimismo fue acusado de ser un españolista imperialista.

Si nos trasladamos a la actualidad, lo que percibo en nuestras clases dominantes es una tremenda irresponsabilidad: 4 elecciones en 4 años. Hablando de descalabro, sí que han fracasado.

Hay que distinguir entre aquellos inconvenientes que España puede tener particularmente y los que deben ver con el enorme contexto europeo. Toda la clase política europea ha ido decayendo de una forma preocupante, cada país te da más vergüenza que el precedente. Acá falta análisis en profundidad que intente entender lo que llamo la crisis del estado menguante: ¿por qué razón los Estados en Europa occidental están padeciendo este deterioro? Las democracias occidentales se nos están pudriendo y no sabemos a qué sitio asistir, pues falta análisis, pensamiento de altura.

Mas ese pensamiento crítico asimismo se le debería demandar a los políticos, no solo a nuestros intelectuales o bien historiadores.

Cuando las democracias se estropean, lo contaminan todo, por el hecho de que son un sistema político que depende mucho de la virtud civil, de que haya una clase social muy persuadida y mentalizada de que es preciso el respeto al contrincante, los buenos modos, las formas. Toda depende de su prestigio y en el instante en que lo comienzan a perder, aparecen los que cuestionan al sistema en sí, como los populismos…

Nos medran los enanos, vamos.

Nos medran los enanos, pues como la democracia depende tanto de la virtud civil, en el instante en que esta se ve cuestionada, se viene abajo. La balcanización en Europa ya es un problemón de narices, ya reviente por la vía de los populismos identitarios o bien por donde reviente. El hecho es que lo que se pone en cuestión es la democracia, y el sistema democrático no se está defendiendo, se está desacreditando a sí mismo cada vez más, a base de corrupción, a base de prácticas políticas que a lo mejor no están prohibidas mas todos sabemos que son inmorales y cuestionan la idea de la democracia misma.

¿Como por servirnos de un ejemplo?

Puesto que logrando Gobiernos de formas que no son bonitas.

¿A qué se refiere?

Me refiero a muchas cosas… Ahora pensaba en el R. Unido, en lo que ha ocurrido allá en las últimas semanas. Prohibido no va a estar, mas está feo de narices. La letra de la ley no la va a haber violentado Boris Johnson, mas todo el planeta ha sentido una violencia tremenda. El modo perfecto en que Pedro Sánchez llegó al poder la primera vez, legal es, mas a todos nos chirrió que eso no estaba bien.

Mas la petición de censura está contemplada en nuestra Constitución.

Sí, mas como se propuso, en los detalles específicos de aquella moción… Era una petición de censura que debía ir a unas elecciones inmediatas… Legal es, mas hubo un modo de hacer las cosas que no era bonito. Hemos abusado un tanto demasiado de llevar las leyes hasta el límite de lo aceptable. Todo el planeta está en su pequeño asuntillo, de a ver si me subo las encuestas un poco para más, la camisa me la pongo verde o bien azul, pues me sienta mejor… La sensación esta del Titanic… Acá pasan cosas gordísimas y el personal no se entera.

Para ir cerrando, ¿de qué forma piensa que va festejarse este año en E.U. el doce de octubre?

Es que casi no hay celebración. Ese es otro mar de fondo. Trump fue la manifestación del primer acceso de pánico y la forma en la que están reaccionando frente al desarrollo demográfico del conjunto hispano es realmente preocupante.

Bien se podría decir eso de que la historia legendaria negra «no estaba fallecida, que no, que estaba de parranda».

(Ríe) Eso me ha agradado mucho (ríe), estaba absolutamente de parranda. Fíjese qué poco ha hecho falta a fin de que de pronto brote por doquier, reviente. Eso es que no estuvo jamás fallecida, era una construcción cultural que solo precisaba que apareciesen ciertas contrariedades y también iba a regresar a surgir de manera inmediata. Cuando deseas estimular a las masas inglesas, hay 2 mecanismos: la Insuperable y Gibraltar. Exactamente en qué estado anímico debe caminar el planeta inglés ahora a fin de que festejen la celebración nacional al grito de «Ni una sola pulgada para España»… Ese mecanismo prosigue estando ahí, y prosigue marchando.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment