Cultura Morante de la Puebla o el hondo misterio de...

Morante de la Puebla o el hondo misterio de lo incomprensible

-

Entre los límites y el infinito, el toreo de Morante. ¿De qué manera se puede caminar así delante del toro? Tal vez, ni el de La Puebla lo sepa. Lo propio es un misterio sin explicación, un misterio para ser simplemente admirado. Las arrugas de su vieja tauromaquia abrían el camino al edén en la era de la modernidad. Aquello era una ceremonia a la torería, la sinfonía de un genio. Una alfombra rodilla en tierra tendió en el saludo al cuarto. ¡Una! ¡¡Dos!! ¡¡¡3!!! Verónicas de «¡ooole!» con todas y cada una de las admiraciones que desee poner. Y otro puñado ya en pie, engastado a unas chicuelinas monumentales. De escena de alfarería de ‘Ghost’, fusionado con Cuarcito, con el capote en las yemas y elevándose sobre su figura. Si para enmarcar fue el recibo, la inspiración se agrandó en la muleta, otra vez con un arranque rodilla en la arena. Qué hondura la de los ayudados, con esa belleza única del toreo a dos manos. No había pupila que se alejara de lo que sucedía en el ruedo. Y el acontencimiento inigualable llegó en pie: sobre las anclas de las zapatillas se encajó en una redonda verticalidad en los derechazos. ¿Y el remate? A Tiziano no se le hubiera escapado la pasión del trincherazo en sus ‘poesías’. Para enmarcar en el Prado. No todo fue a estribor, suavemente afloraron los zurdazos. Una catarata de naturalidad, con uno de pecho como esos en blanco y negro del fichero de ABC. Disfrutó el hispalense en su obra a este Cuarcito, que, sin ser nada del otro jueves, respondió bien a las lonas morantistas. Hasta la tanda de molinetes tuvo sabor, sin olvidar un cambio de mano al ralentí. El aroma del misterio se empapaba en todos y cada pase, en todos y cada ir y salir de la cara del toro de Domingo Hernández. Su pieza vallisoletana, una de las grandes armonías de la época, no merecía esa estocada vil. Aun así, tantos eran los quilates de lo indeleble que le solicitaron de manera fuerte las dos orejas. Una concedió el presidente a pesar de la insistencia. Morante aplaudió la resolución del palco mientras que hacía ademanes al público de que había que matar en el lugar… Torera honestidad. Feria de San Lorenzo Plaza de toros de Valladolid. Sábado, nueve de septiembre de dos mil veintidos. Segunda corrida. Media entrada. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (4º y 6º), dispares de presencia y juego; en conjunto, apuntaron estupenda condición. Morante de la Puebla, de azul pavo y oro. Dos pinchazos y media (pitos). En el cuarto, bajón (oreja con fuerte solicitud de otra). El Juli, de marino y oro. Estocada trasera caída (oreja). En el quinto, estocada corta trasera (oreja y solicitud de otra). Tomás Rufo, de blanco y oro. Pinchazo y estocada desprendida (oreja). En el sexto, estocada corta (saludos). Tras admirar la sinfonía de Morante, capaz de gravitar sobre lo más íntimo del cuerpo humano, la buena tarde de El Juli y Tomás Rufo se quedaba en la epidermis. La puerta grande logró el madrileño tras recortar una oreja al justo de presencia segundo y otra al notable quinto, en el que todo lo hizo con sapiencia en favor del toro. Tremendo el susto cuando el tercero arrolló con violencia a Rufo mientras que se disponía a hacer un quite. Dolorido, aprovechó con temple y relajo la clase de este Altivo, al que cortó una oreja. Ya antes de pasar a la enfermería para ser intervenido de una cornada enfundada en el muslo izquierdo, deseó dar cuenta del sexto, que se partió un pitón contra el burladero y lo acusó en la muleta, resultando muy deslucidote. MÁS INFORMACIÓN nueva Si Daniel Luque: en el momento en que un matador ve toro por todas partes Fueron este último y el manso primero –con el que Morante no se dio coba– los peores de una corrida de Garcigrande en la que medró el hondo misterio del toreo de las marismas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

EE.UU. aprueba un discutido medicamento para la ELA

La Administración de Comestibles y Fármacos (FDA) aprobó el...

«Quantum» se pone a un punto de «Sled» cara la final de la Royal Cup Scarlino

La cuarta y penúltima jornada de la Royal Cup...

Raúl Zurita: «Si la poesía se termina, el planeta desaparece a los 5 minutos»

Raúl Zurita sale del elevador algo encorvado. Pasea despacio,...

Probamos los nuevos AirPods Pro: ¿los mejores auriculares que puedes adquirir para tu iPhone?

Apple no inventa nada, mas democratiza tecnologías como ninguna...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados