Educación Muere a los setenta y cinco años Adam Zagajewski,...

Muere a los setenta y cinco años Adam Zagajewski, uno de los grandes versistas europeos

-

Adam Zagajewski, el reputado versista y prosista polaco, premio Princesa de Asturias de las Letras dos mil diecisiete, murió a los setenta y cinco años de este pasado domingo cuando la tarde ya encauzaba su fin.  

Zagajewski era uno de los autores más interesantes y respetados de la literatura polaca moderna. Hijo de Europa, testigo de un siglo veinte lleno de horror y desarraigo, era un buscador de belleza en un continente arrasado. Sus poemas lumínicos y penetrantes están imbuidos de un profundo compromiso con la historia, el arte y la vida.

Versista, prosista, ensayista y traductor, era un hombre de ademanes pausados y voz apacible, bajo los que, no obstante, corría un río de firmes convicciones. El jurado que le premió con el Princesa de Asturias resaltó entonces que su obra «confirma el sentido ético de la literatura».

Natural de Lwów, actual Ucrania, el veintiuno de junio de mil novecientos cuarenta y cinco, pronto su familia se trasladó a la urbe de Silesia (Polonia), donde se crió. En mil novecientos sesenta y tres se instaló a Cracovia, en cuya universidad estudió Filosofía y Sicología. En la década de mil novecientos setenta se unió al conjunto de disidentes polacos ‘Teraz’ y un par de años después publicó su primer poemario, ‘Komunikat’ (Comunicado), al que prosiguió la novela ‘Cieplo zimno’ (Caliente y frío, mil novecientos setenta y cinco).

Así como su compatriota Julian Kornhauser escribió el manifiesto ‘Swiat nieprzedstawiony’ (‘Un planeta no representado’, mil novecientos setenta y cuatro). Es la temporada en la que Zagajewski publicaba sus ideas en la gaceta furtiva ‘Zapis’, uno de los primordiales medios de la oposición democrática polaca. En verdad, en mil novecientos setenta y cinco publicó un poemario con un claro mensaje político, ‘Sklepy miesne’ (Carnicerías) y en los años siguientes padeció la censura de la Polonia marxista.

Ideología y poesía
En una entrevista concedida a ABC en dos mil diecisiete reconocía: «En la temporada marxista, tuve experiencia con la censura real y esa no es la situación que tenemos, afortunadamente, en nuestros días en Polonia. En la temporada marxista teníamos una suerte de censura precautoria, no se dejaba la publicación de determinado género de literatura». En este sentido, Zagajewski fue el primordial representante de la ‘generación del 68’, formada por autores políticamente comprometidos y creó 2 de los lemas de este grupo: ‘Powiedz prawde’ (Di la verdad) y ‘Mow wprost’ (Habla claro).

En mil novecientos ochenta y dos se trasladó a París, donde publicó, por año siguiente, la novela ‘Cienka kreska’ (Trazo) y el ensayo ‘List. Elegía do wielosci’ (Letra. Elegía a la pluralidad mil novecientos ochenta y tres). Poco después llegó a las librerías su ensayo ‘Solidarnosc i samotnosc’ (Solidaridad y soledad), en el que Zagajewski expuso sus tesis sobre el compromiso político de los escritores. En mil novecientos ochenta y ocho se instaló en E.U., donde ejercitó como maestro en la Universidad de Houston (Texas). En su siguiente libro de poemas, ‘Plótno’ (mil novecientos noventa), se observa su evolución cara la contemplación poética, próxima al misticismo, ya lejos de su inicial poesía combativa.

«Hay que distinguir entre ideología y filosofía. Cada escritor, cada versista, tiene su filosofía, mas los versistas no son ideólogos. La poesía se opone a la ideología. De joven, combatí la ideología con mi poesía, ese fue el comienzo de mi camino como versista, mas me aburrí prontísimo de esa actitud. Ahora lucho contra ideología con artículos, ensayos, mas no con la poesía. La literatura no precisa ideología por el hecho de que es la defensa de la humanidad. La ideología limita la libertad y, por consiguiente, va contra lo humano y de la poesía», aseguraba al respecto a ABC en la citada entrevista.

Desde dos mil dos vivió en Cracovia (Polonia), si bien viajaba frecuentemente a E.U., donde daba clases en la Universidad de la ciudad de Chicago. Autor de poemas como «Celebrar el planeta si bien esté mutilado», se ubica en el «pequeño conjunto poético que, sin cerrar los ojos a las desgracias, asimismo desea de alguna forma celebrar la vida». 

De su producción poética se puede destacar ‘Ir a Lvov’ (mil novecientos ochenta y cinco), ‘Lienzo’ (mil novecientos noventa), ‘Tierra del fuego’ (mil novecientos noventa y cuatro), ‘DeSeo’ (mil novecientos noventa y siete), ‘Anhelo’ (mil novecientos noventa y nueve), ‘Regreso’ (dos mil tres), ‘Antenas’ (dos mil cinco) y ‘Mano invisible’ (dos mil nueve). Entre sus libros de ensayo se hallan ‘Solidaridad y soledad’ (mil novecientos ochenta y dos), ‘Dos ciudades’ (mil novecientos noventa y cinco) y ‘En defensa del fervor’ (dos mil dos). En dos mil diecisiete, su editorial en España, Barranco, publicó en este país el ensayo ‘Releer a Rilke’.

Aparte del princesa de Asturias, durante su extensa trayectoria, su obra ha justo premios como el Kurt Tucholsky (mil novecientos ochenta y cinco), el PEN Club de Francia (mil novecientos ochenta y siete), el Vilenica (mil novecientos noventa y seis), el Tranströmer (dos mil), el que entrega la Fundación Literaria Konrad Adenauer (dos mil dos) y el Neustadt (dos mil tres).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Anuncian a los 12 finalistas del premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa

La Cátedra Vargas Llosa y la Fundación Universidad de...

Consejos prácticos para conseguir un mejor cuidado de nuestra salud

Para poder disfrutar de una buena calidad de vida...

Lope de Vega a la inglesa

Valoración Crítica3 'El can del hortelano' Teatros del Canal, la capital...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados