Cultura Muere el artista Christian Boltanski a los setenta y...

Muere el artista Christian Boltanski a los setenta y seis años

-

Christian Boltanski (mil novecientos cuarenta y cuatro) murió este miércoles, día de celebración nacional, celebración de la toma de la Bastilla (mil setecientos ochenta y nueve). Detalle que hubiera hecho ‘reír’ a un autor cuya obra es un ‘diálogo’ permanente con la historia y sus desgracias más crueles.

Artista plástico, fotógrafo, escultor, cineasta, Boltanski empezó haciendo pintura ‘clásica’, cuando sus contemporáneos aún ‘corrían’ tras consecutivas vanguardias: pop crítico, pop ornamental, realismo crítico, conceptualismos. Hasta el momento en que decidió participar en las corrientes dominantes del arte de su tiempo, de una forma muy crítica, amarga, fiero.

Hijo de un médico de origen judío y una madre escritora, compañero y esposo, por último, de otra gran artista plástica, Annette Messager, Boltanski empleó los más diferentes recursos y ‘herramientas’ para ‘dialogar’ de la forma más crítica con la historia.

Recurriendo a fotografías de muy diverso origen, sin un interés ‘artístico’ particular, reconstruyó historias de seres, familias y ‘sociedades’ anónimas que siempre y en toda circunstancia evocaban las desgracias de la ocupación, los campos de concentración, la asolagación del arte a través del comercio y la especulación. Boltanski no usaba las imágenes y la fotografía como ‘espejos’ ni ‘documentos’: usaba las imágenes y las fotografías a la forma de Val Inclán… espéculos cóncavos donde el espectador debe contemplar su puesto en el devenir siempre y en toda circunstancia trágico de la historia.

Recurriendo a trastos viejos y ropas utilizadas, ‘abandonadas’ en enormes sitios de exposición, rendía un homenaje trágico a los fallecidos anónimos y sin reconocimiento.

Eludiendo a todo instante el ‘sentimentalismo’ y el ‘humanismo’, eludiendo, igualmente, los aspectos más usuales de los realismos críticos y los conceptualismos, Boltanski nos invitaba a rememorar los despojos de nuestras memorias colectivas, víctimas de las manipulaciones ideológicas, políticas y administrativas.

El sentido de su obra
En Francia, Europa, las Américas, Boltanski agradaba ‘instalar’ sus ‘materiales’ (aparatos rotos o bien utilizados, restos de factorías descuidadas, compilaciones de muebles rotos o bien estropeados) en grandes espacios públicos, invitando a sus públicos a meditar por cuenta propia.

A lo largo de los últimos veinte o bien treinta años, Boltanski se instaló en el pódium de los grandes maestros que habían decidido vivir ‘dentro’ y ‘fuera’ del sistema: se favoreció de la ‘comprensión’ del Estado, mas prosiguió trabajando en la periferia parisina, en Malakoff, un suburbio en otro tiempo obrero.

Con ocasión de uno de sus últimos trabajos, la instalación de una pirámide de ropa utilizada, en el corazón del Grand Palais parisino, Boltanski comentó a ABC el ‘sentido’ de su obra de este modo: «Sí, la muerte está presente, como dice… Me recuerda una exposición que hice en su país, en S. de Compostela. Me habían ofrecido un muSeo, mas no me persuadió. Y me ofrecieron una iglesia, que me pareció un lugar ideal. El día de la inauguración apareció una señora que iba a orar y me preguntó: “¿Qué está haciendo acá?”. “Un homenaje a los muertos”, le dije… y me respondió que estaba encantada. Si le hubiera dicho que montábamos una obra de arte moderno le hubiera semejado terrible, justamente. Mas el homenaje a los fallecidos le inspiró respeto. Acá, en el Grand Palais, me agradaría meditar que el público pudiese integrarse en la instalación, dejando una huella de los propios latidos de su corazón…».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

El Covid-diecinueve persistente es poco usual en los pequeños

La infección por el SARS-CoV-dos, el virus que causa...

Pavor en la anterior de Champions entre el Dinamo Zagreb y el Legia Varsovia

Los Olimpiadas acaparan estos días la atención de los...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados