Muere el escritor José Jiménez Joven, Premio Cervantes y Nacional de Literatura, a los ochenta y nueve añosEducación 

Muere el escritor José Jiménez Joven, Premio Cervantes y Nacional de Literatura, a los ochenta y nueve años

El laureadísimo escritor abulense José Jiménez Joven ha fallecido este lunes, nueve de marzo, a los ochenta y nueve años, a consecuencia de un infarto. El que asimismo fuera cronista publicó veintiseis novelas, 12 libros de cuentos, 9 poemarios y 7 diarios con los que consiguió el máximo reconocimiento de las letras españolas en dos mil dos, el Premio Cervantes.

Natural de Langa (Ávila) el trece de mayo de mil novecientos treinta, Jiménez Joven estudió Derecho y Periodismo y ejercitó como articulista, subdirector y directivo del periódico «El Norte de Castilla». Asimismo fue cooperador frecuente de ABC y otros periódicos nacionales y regionales, aparte de la gaceta «Destino».

En el mes de noviembre de dos mil diecisiete, el papa Francisco le concedió la cruz «Pro Ecclesia et Pontifice», condecoración papal a quienes hayan probado un largo y inusual servicio a la Iglesia católica. Conforme consta en su web oficial, su obra, además de esto, ha sido traducida al francés, al alemán, al italiano, al inglés, al checo, al ruso, al islandés y al holandés.

[La última entrevista de Jiménez Lozano con ABC]

Tras cursar estudios en la Escuela Oficial de Periodismo y Derecho en la Universidad de Valladolid con alguna materia en la de Salamanca, donde se licenció, en mil novecientos cincuenta y seis empezó a cooperar en el diario «El Norte de Castilla» y por año siguiente reemplazó a Martín Descalzo en su cooperación en exactamente el mismo periódico, para el que además de esto ejercitó de corresponsal a lo largo del Concilio Vaticano II. Como hemos mentado, llegaría a ser directivo de ese diario.

José Jiménez Joven representó como absolutamente nadie el carácter castellano y leonés, de profundos sentimientos siempre y en todo momento interiorizados. Sin despegarse nunca de la sencillez y de la humildad, contagió a su carácter a la infinidad de personajes que pueblan su poliédrica obra, un legado literario que prosigue enriqueciendo día a día rebosando sabiduría y también empapando de una intensa reflexión cada una de sus líneas.

Se trata de un autor gran capacitación intelectual, simple de observar en lso ensayos clave como «Los camposantos civiles y la heterodoxia española» y «Guía espiritual de Castilla», y acomodó entre sus lecturas a una pléyade heterogénea de autores de diferentes tendencias, temporadas y registros como Spinoza, Kierkegaard, Pascal, Flannnery O’Connor, al lado de sus predilectos San Juan y Santa Teresa.

Aparte del Cervantes conseguido en dos mil dos, asimismo recibió el Premio Castilla y León de las Letras, en mil novecientos ochenta y ocho, y un año después el Premio de la Crítica por «El grano de maíz rojo». En mil novecientos noventa y dos consiguió el Premio Nacional de las Letras Españolas y, en mil novecientos noventa y nueve, la Medalla de Oro al Mérito en las Preciosas Artes.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment