Sociedad Nico Terol, un vencedor en la escuela

Nico Terol, un vencedor en la escuela

-

Siempre y en toda circunstancia fue Nico Terol, conduzco y vencedor del planeta de 125cc en dos mil once. Prosigue siendo Nico Terol, maestro, guía, consultor y guía de los próximos vencedores. Nicolás solo lo llama su madre, ríe.

El conduzco (compite en carreras de resistencia) sonríe a sus treinta y dos años una vez que el deporte le ofreciese esas 2 caras que siempre y en toda circunstancia van unidas: el éxito y la espalda cuando los resultados no llegaron y la energía pitó por carencia de reservas. Aprendió de las dos, lo que ahora comunica y enseña a los pequeños que desean emularlo en la pista en el equipo júnior de Aspar Team. «Es un honor formar parte de esto y lo estoy gozando muchísimo», remarca a ABC.

Esta transición de alumno a profesor fue sutil, prácticamente natural. «Fui a ver a Pecco Bagnaia y a Jorge Martín al Torneo de España y hablando con Jorge Martínez Aspar brotó todo esto», resume. Todo esto es seguir en el equipo que lo hizo vencedor en dos mil once y dejar sus conocimientos alén de las 2 ruedas. «Sé la visión de un conduzco y es simple trasladarles la calma. Me chifla trasmitir. Me ayuda mi carácter, pues siempre y en toda circunstancia fui muy metódico. Me agradaba examinar dónde podía prosperar, dónde poder rascar y lo he trabajado mucho. De la última carrera que gané en Moto2 aún te puedo decir dónde podría haber sido mejor». Está en constante aprendizaje, puesto que cada conduzco que llega al equipo júnior tiene unas peculiaridades únicas. «Desde fuera veo muchas cosas que me pasaron desapercibidas cuando conducía. A ciertos pilotos darles mucha información ya antes de la carrera los sobresatura, a otros los motiva; o bien dar consejos a uno lo anima y a otro lo pone más inquieto. He aprendido mucha sicología. Creo que es la clave por el hecho de que cuando llegan acá ya todos tienen talento. Y lo que los diferencia es quizás esa parte más mental», se explaya.

Es tan competitivo y prosigue tan en forma y con tanta pasión que ni tan siquiera en las concentraciones, como la de esta semana, deja que lo superen. «Estoy igual que cuando gané el Mundial. Me subo a la motocicleta y, si puedo, les gano. La adrenalina la prosigo teniendo y tengo instantes de conducir al límite nivel. Ellos son buenísimos y, además de esto, Dorna ha igualado mucho el torneo y todo está más profesionalizado. Lo tienen todo. Solo deben confiar en su equipo, que desea lo mejor para ellos, trabajar cada día y proseguir estudiando. Les tengo una envidia sana». Mas sabe bien que su temporada de conduzco quedó atrás, retirado oficialmente desde dos mil diecisiete. «Tengo mis instantes, mas ha ido pasando el tiempo y he aprendido a degustar los éxitos de los pilotos de la escuela prácticamente más que . Me siento una parte de sus triunfos. Sus sueños son los míos. Con lo que regresar, con sinceridad no. Estoy en un enorme instante por el hecho de que disfruto de la motocicleta, he dejado esa una parte de la presión atrás».

Del vacío al éxito
Recuerda ese instante duro de saberse tan bueno como su última carrera, sin término medio. «Tenía opciones de proseguir, mas no al nivel que deseaba y que pudiese aprovechar. Y este deporte es un tanto atroz. El paso de decir adiós es bastante difícil. La escuela la disfruto ahora, mas cuando debí decidir bajarme de la moto… psicológicamente no estás tan fuerte como cuando las cosas iban bien. Y no hay ayudas en el momento en que te retiras. De estar en una burbuja te hallas vacío», acepta. Si bien está muy orgulloso de que su nombre sea historia del motociclismo y de que la gente prosiga acordándose de sus logros. «Es realmente bonito que te lo prosigan reconociendo, o bien me den la enhorabuena por haber hecho bien mi trabajo».

Nico Terol, con los pilotos de la escuela Aspar Team

Manu Tormo
Lo prosigue haciendo como consultor y profesor. Este pasado noviembre padeció como jamás esa última vuelta de esa última carrera en la que Albert Arenas consiguió el Mundial de Moto3. «Lo pasé peor que si hubiese conducido . La psique, fuera de la pista, da considerablemente más vueltas», examina. Aspar Team asimismo tuvo a Arón Canet como mejor principiante de Moto2; y vencedor en categoría júnior con Alzan Guevara y de la European Talent Cup con David Alonso. «Un año redondo pese a la pandemia», define Terol.

Desea proseguir en esta línea en este dos mil veintiuno, puesto que siempre y en toda circunstancia hay un semáforo que se pone verde para su siguiente paso. «Quiero continuar trabajando con los jóvenes, y ser mejor para saber qué precisan para ser mejores . Sin relajarnos y con los pies en el suelo». Y con la añoranza de ver medrar a los pilotos que pasan por la escuela cara peldaños más altos. «Es ley de este deporte. Te duele, mas te alegras. Te duele aún más cuando la carrera después se complica», acepta.

Hizo vencedor del planeta al Aspar Team como conduzco y prosigue en su instante más competitivo para asistir a que otros lo sean. «Lo que ha hecho Jorge [Martínez Aspar] por mí es increíble. Tenemos buenísima relación. Asistirlo a él y asistir a un equipo valenciano a tener más vencedores es un honor», sentencia Terol, un vencedor del planeta en la escuela. Tan competitivo como siempre y en toda circunstancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

¿Es conveniente dejar de emplear mascarillas al aire libre?

Al principio de la pandemia de Covid-diecinueve, con el...

quinientos ochenta millones de francoparlantes

Toda vez que tiene ocasión, el presidente Emmanuel Macron...

Los podcasts van a llegar a Fb la próxima semana

La función de publicar y oír podcasts de audio...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados