EconomíaPablo Hernández de Cos: «Es precisa una revisión...

Pablo Hernández de Cos: «Es precisa una revisión integral del sistema fiscal y del gasto público»

-

El gobernante, firme partidario de la necesidad de diseñar un plan de consolidación fiscal que ha de ejecutarse ya para meter en cintura las finanzas públicas, presagia que las clases de interés van a proseguir subiendo significativamente en las próximas asambleas. -La última asamblea del BCE resolvió subir las clases de interés medio punto más. ¿Dónde se encuentra el techo para dejar de acrecentarlos, o una horquilla? -Las clases de interés van a subir hasta situarse en niveles que nos dejen asegurar que la inflación vuelva a situarse en el propósito del dos por ciento a medio plazo. ¿Cuál es este nivel? La inseguridad actual es tan elevada que verdaderamente no es posible dar una orientación precisa. Mas, con la información que tenemos ahora, para conseguir ese objetivo, pensamos que va a ser preciso proseguir acrecentando significativamente las clases de interés en las próximas asambleas y que, una vez alcanzado, deberemos sostener ese nivel ‘terminal’ a lo largo de un tiempo. El mensaje más esencial es que aún no hemos llegado al final. -¿Hay amenaza de impagos en la banca? -Es obvio que la subida de los modelos de interés está incrementando los costos de financiación de los hogares y las compañías, y al lado de la desaceleración de sus ingresos y la caída de sus rentas reales por la inflación, se está reduciendo su capacidad de pago. Ahora bien, la magnitud del impacto va a depender de la profundidad de la desaceleración económica, de la persistencia de la inflación y de cuánto sea preciso endurecer la política monetaria, entre otros muchos factores. Desde la perspectiva de la estabilidad financiera, el mensaje relevante es que las pruebas de resistencia que hacemos de forma regular nos muestran que la solvencia agregada del ámbito bancario se sostendría en niveles convenientes aun en escenarios desfavorables, aunque con heterogeneidad entre entidades. No olvidemos que esta capacidad de resistencia se debe en gran medida a la implementación de las reformas regulativas a escala global y, en el caso de España, a la reestructuración de la última década. -¿No sería lógico que la banca volviese a retribuir los depósitos? -Estamos observando que la retribución de los depósitos apenas se ha aumentado y que la translación de los aumentos de los modelos de mercado monetario a los costos de la deuda de hogares y empresas es más lenta que en capítulos de subidas anteriores. Lo primero estaría vinculado al hecho de que partíamos en un inicio de tipos negativos que, en buena medida, no se habían trasladado a los depósitos, como a la extensa liquidez y elevadas ratios de depósitos sobre crédito del sistema bancario. Mas aguardamos traslaciones progresivamente mayores tanto en los costos de los créditos como en depósitos. Mientras, los ahorrativos ya están usando instrumentos alternativos para prosperar la rentabilidad de sus ahorros. -De la política monetaria a la fiscal. Tenemos ahora 3 nuevos impuestos. A las grandes fortunas, a la banca, y a las energéticas, ¿qué impacto tienen para España? -No disponemos aún de una evaluación de su impacto. En cualquier caso, lo que me agradaría resaltar sobre el sistema fiscal es que creo que hay un extenso acuerdo sobre la necesidad de una revisión integral del mismo para progresar su capacidad recaudatoria y su eficacia. Acompañada asimismo de una revisión integral del gasto público. Estas revisiones son parte esencial del proceso de consolidación fiscal al que ya antes me refería. La comparación con el resto de los países de nuestro ambiente puede servir de guía. Y esta comparación muestra que España colecta en promedio menos que otros países. Cuando examinamos por qué colectamos menos, no es tanto por tipos marginales inferiores sino más bien por el efecto de las deducciones, bonificaciones, etc., que terminan provocando que los modelos medios efectivos sean más bajos. Y, en concepto de composición, España colecta menos, esencialmente, en la imposición sobre el consumo y en la imposición medioambiental. Este diagnóstico puede ser un buen punto de inicio para la reforma. Incorporando, como es lógico, los criterios redistributivos que se consideren convenientes. Y, para finalizar, es fundamental tomar en consideración que, dado el alto grado de integración internacional de nuestra economía, la capacidad recaudatoria de ciertas figuras tributarias se ve muy condicionada por el grado de coordinación fiscal a escala internacional. Por eso son tan esenciales los pactos de tributación internacional alcanzados en la OCDE/G-veinte y en la UE en el caso de la imposición societaria y de la tributación de actividades digitales. Es la única forma de eludir que la introducción de determinados impuestos produzca desventajas competitivas que terminen afectando de manera negativa al desarrollo y a la colecta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados