Salud Para lograr el éxito en una terapia de estética...

Para lograr el éxito en una terapia de estética facial, primero se debe restaurar la estructura ósea

-

Son evidentes los avances que se han efectuado en los últimos tiempos en el campo de la estética bucal y facial. Cada vez se dispone de más géneros de tratamiento para progresar el color y el aspecto de las piezas bucales y los tejidos blandos, al paso que se ha progresado enormemente en la reconstrucción de los dientes y en intervenciones estéticas para destacar el semblante.

No obstante, como apunta el doctor Ángel Fernández Bustillo, «a veces se otorga mayor relevancia a los aspectos puramente ornamentales, sin estimar que detrás de ellos hay una vertiente mecánica y funcional que es tanto o bien más primordial».

En verdad, en su consulta comprueba de manera frecuente que «los pacientes ignoran los resultados que la pérdida de dientes causa en la apariencia de su cara, especialmente cuando desaparecen las piezas posteriores».

El Doctor Bustillo es desde hace más de veinte años uno de los primordiales referentes en España en la implantología bucal y en la estética facial, no solo por su tarea médica, sino más bien en calidad de enseñante de técnicas quirúrgicas aplicadas a estos campos. Ejercita en su clínica privada de Pamplona, y asimismo coopera con centros hospitalarios y clínicas bucales en otros lugares de España.

En esta entrevista le consultamos sobre los aspectos más relevantes de la estética facial desde la vertiente de la implantología bucal. En Clínica Bustillo se ofrece un servicio integral de estética facial a los pacientes de implantes dentarios, puesto que, frecuentemente, «la pérdida de dientes acarrea a un envejecimiento del semblante y la pérdida de las condiciones naturales de la cara». De ahí que, al unísono que las personas se someten a un tratamiento de implantes para devolver la plena funcionalidad a su boca, tienen la ocasión de recobrar su armonía facial.

¿Por qué razón es esencial «lo que no se ve» en la estética facial?

Pongamos un caso. Si se nos cae un incisivo o bien un colmillo, a priori, el compromiso estético semeja mayor que si perdemos una muela. En verdad, procuramos solución inmediata por el hecho de que sentimos que no nos deja hacer vida normal, puesto que incide en nuestra autoestima y en la vida social y profesional. Al contrario, al perder una muela, no nos damos tanta prisa en solucionar el inconveniente. Masticamos con el otro lado y esperamos que no se va a ver.

No obstante, no substituir un molar o bien cualquier otra pieza siguiente tiene serias consecuencias en el orden mecánico y, asimismo, si bien no lo parezca, en el estético. En el instante en que perdemos una muela se provocan múltiples procesos.

¿Y cuáles son esos procesos?

Lo que introduce un cambio radical y provoca la vetustez prematura es la pérdida de los dientes. Cuando desaparece una pieza, empieza a atrofiarse la masa ósea que lo sosten. El hueso alveolar maxilar y mandibular que aloja el diente existe para aguantar las cargas de la masticación y los músculos que rodean la boca. Al detenerse su función, tanto este como los tejidos blandos se estropean de manera rápida por la carencia de riego sanguíneo y la destrucción de células y fibras flexibles. Afirmemos que el organismo tiende a «inutilizar» la zona sin dientes.

doctor Ángel Fernández Bustillo

Top Doctors

¿De qué forma se manifiesta el deterioro?

La situación afecta a la configuración ósea del semblante en su totalidad y da sitio a cambios y deformaciones de los rasgos faciales. Tal y como podemos observar en el envejecimiento natural, se pierde el contorno labial y los labios se hunden.

Cae la distancia entre la barbilla y la nariz y se produce un pseudoprognatismo, puesto que la quijada rota para buscar la estabilidad que ya antes le aportaba la dentición. Al tiempo, aparecen con velocidad las arrugas, sobre todo en la parte superior (el efecto ‘código de barras) y medra la parte blanda de la barbilla por acumulación de grasa submental (el llamado ‘papo’).

Por otra parte, la ausencia de piezas siguientes lleva a que las piezas existentes aguanten una mayor sobrecarga. Con esto, se rompen más piezas y se generan desplazamientos de los dientes precedentes, que carecen del equilibrio que da contar con de todos y cada uno de los dientes.

Poquito a poco, esta evolución provocada por la mengua del hueso se traslada al conjunto de las facciones, y nos hallamos con personas que aparentan considerablemente más edad de la que tienen.

¿Se puede revertir el proceso de envejecimiento?

Ciertamente, es posible revertir este proceso a través de diferentes técnicas que, como he indicado, van alén de un simple ‘retoque externo’ de la sonrisa. La primera medida consiste en restaurar las piezas bucales perdidas a través de soluciones implantosoportadas. Está bien probado que las prótesis removibles, que pueden ser una solución mecánica en un corto plazo, en un largo plazo asimismo contribuyen a la desaparición del hueso, en tanto que no revitalizan la zona perjudicada.

Por contra, los tratamientos de implantes dentarios incluyen de forma frecuente un proceso anterior de regeneración ósea para devolver a la masa ósea sus facultades funcionales. Y, con posterioridad, el propio implante, al portarse como una pieza natural, deja que la estructura no se degrade, se vascularice nuevamente y mantenga apropiadamente tanto dientes como músculos y tejidos blandos.

¿Hay alguna complejidad en la restauración?

El área siguiente resulta problemática pues deja poco espacio para la intervención siguiente de restauración bucal. En el maxilar superior, por el hecho de que tenemos los senos maxilares, cámaras de aire donde es imposible poner implantes dentarios. Y en la quijada, pues la cruza un nervio sensitivo que apenas deja margen para introducir los implantes.

De ahí que, cuando se aborde la restauración, va a ser preciso efectuar injertos óSeos para recobrar el volumen preciso que deje anclar los dientes artificiales.

Y tras los implantes y las prótesis, ¿se pueden aplicar otros tratamientos?

Tras la restitución de las piezas, podemos hacer diferentes tratamientos de estética facial que van a ayudar a fortalecer y devolver la solidez. Entre ellos, se puede recurrir a técnicas ligerísimamente invasivas como la rinomodelación, los rellenos faciales, el precisado de labios, el rejuvenecimiento facial y otras intervenciones centradas en los párpados o bien las orejas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

El Covid-diecinueve persistente es poco usual en los pequeños

La infección por el SARS-CoV-dos, el virus que causa...

Pavor en la anterior de Champions entre el Dinamo Zagreb y el Legia Varsovia

Los Olimpiadas acaparan estos días la atención de los...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados