Educación Pedro Zarraluki: «La vida es rapidísima y soy...

Pedro Zarraluki: «La vida es rapidísima y soy muy lento»

-

En lo más duro de la pandemia, cuando medio planeta andaba recluído en casa y el otro medio era inútil de concentrarse en algo tan supuestamente fácil como leer un libro, Pedro Zarraluki (Barna, mil novecientos cincuenta y cuatro) se encerraba día tras día a redactar y ponía tierra por el medio con la cruda realidad. «Cada día me iba a la Ibiza de mil novecientos sesenta y ocho y ahí estaba, en la playa, sin pandemia ni nada», narra.

De esas ‘escapadas’ y de la necesidad de profundidzar en la brecha generacional que puede separar a progenitores y también hijos nace ahora ‘La curva del olvido’ (Destino), título con el que retorna a la novela diez años después. «La vida es rapidísima y soy lentísimo. Me molesta mucho meditar que cada 2 o bien 3 años debo dar algo», relativiza Zarraluki sobre un silencio apenas roto en dos mil catorce por el libro de relatos ‘Te espero dentro’.

De vuelta al fin en la librería, Zarraluki se explica. «Tenía una idea y me parecía muy buena: enfrentar 2 generaciones, una con toda la vida por detrás y la otra con prácticamente toda la vida por delante. Con los tiempos que corren creo que es un enorme tema». El escenario, no obstante, no es actual ni moderno, sino más bien la Ibiza de mil novecientos sesenta y ocho, paraíso que el creador conoció de primera mano y que transforme ahora en decorado a la medida. «Me iba realmente bien para poder encerrar a los personajes en un cala y ver de qué manera se relacionaban», apunta sobre una novela por la que desfilan 2 progenitores, uno viudo y otro separado, y sus 2 hijas, las dos a las puertas de la veintena. «Para los progenitores, el futuro solo irá a peor. Y las 2 chicas tienen un enorme vacío por delante», resalta Zarraluki.

Sofocación y vacío
En el momento de intentar buscar anclajes que aproximen la novela a la realidad, el creador de ‘Un encargo difícil’ no debe ir lejísimos y recuerda, por servirnos de un ejemplo, un día que llegó a casa y se halló a su hija, entonces una quinceañera, hecha un rollo y llorando como una magdalena. «Decía que no sabía qué deseaba ser en la vida, y ahí percibí el enorme vacío», explica. «Yo asimismo recuerdo de esa sofocación -agrega-. Hay una temporada en la que debes decidir qué deseas ser demasiado pronto».

Es exactamente esa tensión generacional, ese juego de esperanzas y frustraciones, lo que nutre una novela que, reconoce, debió iniciar hasta en 5 ocasiones. «Entras en una novela como en una celebración en la que no conoces a absolutamente nadie. Entonces llega un punto en que los conoces tan bien que debes mudar todo cuanto has escrito», narra.

Ambientada a fines de la década espectacular de los sesenta, en una temporada de importantes cambios y notables turbulencias, ‘La curva del olvido’ pasea por la retaguardia del verano del amor entre secundarios con carácter y la sospecha de que, si no mejor, cualquier tiempo pasado fue, por lo menos, diferente. «Los que tenemos prácticamente toda la vida por detrás hemos vivido una temporada de relativo bienestar, sin enfrentamientos. Podías arrendar un piso y lo podías pagar», explica.

Y no solo eso. «Yo ganaba una bazofia, mas pude arrendar un piso con tantas habitaciones en el Eixample que iba de una a otra en bici. El futuro era más simple. Ahora la generación joven tiene un inconveniente con la residencia y el trabajo», apunta desde la planta de arriba del Salambó, simbólico café del distrito de Gracia que el propio autor creó hace unos años al lado de Francisco Gracia y que, poquito a poco, deja a cargo de su hijo. Otro repuesto generacional y una apuesta para contrariar esa teoría, se supone que literaria, con la que el propio autor mantiene que «no hay historia que acabe bien siempre y cuando dure lo suficiente».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Nintendo Switch vs modelo OLED, ¿vale la pena mudar de consola?

Una pantalla más grande y mejor, conexión ethernet y...

La entrevista que ABC le arrancó a Chaplin en un tren

La Segunda Guerra Mundial puso a Charlie Chaplin en...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados