Economía Plan de planes

Plan de planes

-

El comienzo de la segunda semana de confinamiento por el Covid-diecinueve vino marcado por la solicitud del Gobierno de España de una especie de «Plan Marshall» contra la crisis. Nosotros pensamos que la economía de España, ahora, no precisa inversiones masivas en infraestructuras sino más bien dirigir sus recursos a atender la urgencia sanitaria y sostener el pulso de la actividad privada que, para no acrecentar los contagios, debe ir al ralentí. Es fundamental tomar las medidas convenientes en el instante conveniente.

Resulta prioritario que los profesionales y la administración sanitaria demanden lo que precisan -así sea equipo, EPIs, instalaciones- y dárselo con celeridad. Para sostener el pulso económico (y para tardar lo menos posible en regresar a la normalidad), 2 acciones políticas son esenciales: 1) abonar los sueldos y cotizaciones sociales, como las rentas de las familias vulnerables; y dos) abonar los vencimientos de los préstamos y líneas de crédito de los agentes económicos.

En el primer caso, la compañía sin ingresos puede dar vacaciones a sus trabajadores o bien acogerse a un ERTE, y el Gobierno deberá utilizar sus recursos para mantener la renta de las familias y también impedir que las compañías cierren. Un plan financiero bien desarrollado dejará calmar la carga sobre las cuentas públicas del mantenimiento de los sueldos y las rentas de las familias si la situación se alarga. Para este fin, las posibles intervenciones del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE-ESM por sus iniciales en inglés: el Tesoro creado por el Consejo Europeo en dos mil once), que son precisas especificar lo antes posible, podrían hacer llegar al Gobierno de España los recursos suficientes (unos cien millones de euros) para el volumen de gasto requerido y, por si acaso fuera preciso, la cobertura de las garantías a las que nos referimos ahora.

El segundo caso, de entrada, no requiere desembolso del Estado en primera instancia. No obstante, el parón de la actividad de las compañías tensiona el mercado de crédito. El sistema de finanzas administra las líneas de pago a distribuidores que sirven a las grandes empresas, y he de estar en condiciones de mantenerlas. Para esto, las renovaciones de créditos que vencen y las líneas nuevas precisan garantías y acredites públicos, aparte de moratorias y periodos de falta. Esta actuación ha de ser ordenada por el Banco de España a fin de que funcione apropiadamente, puesto que es el organismo que tiene los datos sobre la financiación en un corto plazo que el sistema de finanzas da a las compañías. Con estos datos podría estar realizando las garantías para las líneas de crédito que se marchan a apoyar por la Hacienda de España (vía MEDE) y por el BCE. El sistema de finanzas dispone, además de esto, de mecanismos de financiación por medio de la cesión de derechos de cobro futuros, y que podrían ampliarse con las garantías de capital convenientes. Hay que redactar todos esos contratos cuanto antes. La economía de España está en condiciones de ofrecer esa moratoria en pagos de empresas, y de adelantar pagos a autónomos, microempresas y pequeñas y medianas empresas. Ahora, en lo peor de la urgencia sanitaria, hay campos absolutamente parados, mas otros tienen una actividad furiosa. Es el instante del «risk sharing»: el día de hoy por ti, mañana por mí. Por servirnos de un ejemplo, la banca postergará 3 meses el alquiler se sus residencias sociales, o bien ha ofrecido relajar el cobro de comisiones y ampliar el plazo de devolución de préstamos en un corto plazo. Ya va a llegar, a corto-medio plazo, el instante de «un gran programa de inversiones» a través del Banco Europeo de Inversiones.

No sabemos de qué manera va a ser la salida de la crisis, si en la ansiada «V» o bien la alarmante «U». Es acá donde entran el BCE y el Consejo Europeo, como hemos dicho. Nosotros vacilamos de que el Consejo Europeo acceda a la emisión de eurobonos. De ahí que pensamos que el Gobierno debe concentrar una parte esencial de sus sacrificios en el buen diseño de las políticas esbozadas en el parágrafo precedente, como en proponer escenarios de restauración económica creíbles, de forma que la financiación del MEDE cumpla su papel, sin acrecentar de forma esencial los niveles de deuda sobre Producto Interior Bruto y con una carga de intereses moderada. No hay un minuto que perder. Cuanto mejor sea ese diseño a nivel familiar, mejor va a ser nuestra situación en la Eurozona.

Antonia Díaz es maestra de Análisis Económico de la Universidad Carlos III de la villa de Madrid y Luis Puch es maestro de Análisis Económico de la Universidad Complutense de la capital de España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Anuncian a los 12 finalistas del premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa

La Cátedra Vargas Llosa y la Fundación Universidad de...

Consejos prácticos para conseguir un mejor cuidado de nuestra salud

Para poder disfrutar de una buena calidad de vida...

Lope de Vega a la inglesa

Valoración Crítica3 'El can del hortelano' Teatros del Canal, la capital...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados