Educación 

Por qué estudiar un MBA en una Escuela de Negocios

El 70% de los graduados de un MBA en una escuela de negocios tiene un cargo directivo o ejecutivo.

Desde hace varios años el hecho de estudiar un Máster en Administración de Empresas (MBA por sus siglas en inglés) ha supuesto una diferencia importante entre los grandes empresarios ya que es considerado uno de los programas internacionales con más prestigio a nivel mundial que existe en cuanto a la gestión empresarial. Esto es lo que lo convierte en una de las decisiones más relevantes por las que pasa el profesional en cuestión.

Estos programas se suelen ofertar en escuelas con una reputación muy marcada y en diferentes idiomas dado su carácter internacional. En la mayoría de sitios es posible cursarlo a medio tiempo para compaginarlo con la vida profesional o a tiempo completo para tener una dedicación exclusiva.

A quién está dirigido el MBA

Hasta hace unos pocos años los más interesados en hacer un MBA eran empresarios ya consolidados, con muchos años de experiencia y cargos elevados en su compañía, que pretendían adquirir conocimientos para mejorar su toma de decisiones. 

Sin embargo esto ha cambiado dado el interés de los jóvenes que desean destacar entre los demás. Es de esta manera por lo que tienen la intención de aprender herramientas y métodos de trabajo actuales con el objetivo de aspirar a convertirse en líderes y fuentes de cambio en sus entornos empresariales.

Los estudiantes que desean cursar un MBA tienen perfiles muy diferentes entre sí. Las áreas de formación son diversas, al igual que la experiencia laboral y habilidades personales.
Esto hace que el eje central de cualquier MBA sea el de enseñar sobre situaciones concretas que pueden ocurrir en cualquier entorno empresarial. Es por esta razón que las clases son prácticas en instituciones como la Escuela de Negocios de la Cámara de Valencia

En esta escuela de negocios se imparten las clases e instrucciones por profesores con vínculos con las áreas de negocios, por lo que comprenden y están al día con las demandas del mundo empresarial.
A continuación los estudiantes deben poner en práctica en sus lugares de trabajo lo aprendido para tener una formación correcta. Es de esta manera que se crea la dinámica entre profesores y estudiantes que forja el perfil idóneo que se busca en el ámbito empresarial. 

Ésta es la base de por qué es bueno estudiar un MBA directamente en una escuela de negocios.

Beneficios de estudiar en una escuela

Formar el perfil profesional que buscan los estudiantes en un entorno completamente ideado para ello trae consigo muchas consecuencias positivas que son más difíciles de ver en otros lugares. 

En primer lugar está, evidentemente, el de ampliar las oportunidades laborales. Es habitual que desde la puesta en práctica de las clases aprendidas en la escuela, a los estudiantes se les comiencen a presentar posibilidades para comenzar a generar más ingresos en la empresa -y por tanto, profesionales-, e incluso para obtener ascensos y puestos directivos.

Otro de los puntos claves para estudiar en estos centros es que en la escuela es fácil hacer un trabajo de networking que amplíe las relaciones personales y profesionales. Esto es muy relevante para aprender sobre experiencias diferentes y hasta en el crecimiento profesional. Aquí los estudiantes se forman como potenciales recursos para hacer surgir un negocio.

Dentro de este trabajo de crear una red de contactos también se aprende a trabajar en equipo para alcanzar objetivos comunes. Así se obtienen resultados de mejor calidad en tiempos menores, desarrollo de habilidades como la negociación y compromiso de un grupo de trabajo. Es así cómo se enseña a solventar los puntos débiles de cada estudiante y acentuar las fortalezas de los mismo.

En el MBA se desarrollan además habilidades de liderazgo, algo esencial en una persona que aspire a dirigir un grupo de seres humanos. La capacidad de comunicarse de manera efectiva con un grupo de trabajo es clave para entender qué puede aportar cada integrante, con lo que la toma de decisiones se vuelve más participativa.

Estudiar un MBA en una escuela de negocios es una ventaja que no todos deciden aprovechar para tener más aptitudes que los demás profesionales. Las compañías en su mayoría prefieren estos profesionales entre los demás para confiar en su toma de decisiones y su dirección.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment