¿Por qué razón el calentamiento global hace que haya demasiadas hembras de tortuga?Ciencia 

¿Por qué razón el calentamiento global hace que haya demasiadas hembras de tortuga?

El sexo de las aves y los mamíferos se halla determinado de forma directa por la herencia cromosómica, ser macho o bien hembra depende de los genes recibidos. No obstante, en los reptiles hay una menor diversidad y el sexo está muy condicionado por la temperatura de la arena en la que eclosionan los huevos.

Exactamente esta es la razón por la cual los rasgos externos de estos reptiles sean prácticamente indistinguibles para un ojo inexperto, en tanto que al no existir un gen especializado el dimorfismo sexual es pequeñísimo.

¿Chaval o bien chavala?
Hay una serie de peculiaridades anatómicas que pueden asistirnos a distinguir el macho de la hembra. Una de ellas es el plastrón, esto es, la estructura aplanada que conforma la una parte del vientre del caparazón. En el caso de los machos es cóncavo, para facilitar el apareamiento, y en las hembras es plano o bien aun convexo.

El segundo es la cola, que es más larga y gruesa en los machos que en las hembras. En tercer lugar habría que fijarse en el tamaño, puesto que generalmente las tortugas hembras son mayores que los machos.

Para finalizar, deberíamos prestar atención al agujero cloacal, un orificio puesto en la base de las tortugas que marcha tanto como órgano sexual como agujero anal. Los machos lo tienen en la cola –en la parte externa del caparazón- al paso que en las hembras se encuentra en esta estructura anatómica.

La temperatura actúa de llave biológica
Los científicos han observado que en ciertas especies los huevos que son incubados a temperaturas bajas generan machos, en otras proceden de huevos incubados a temperaturas altas y, en un tercer conjunto, nacen de huevos incubados a temperaturas medias.

Esto se debe a que el futuro sexual de estos quelónidos viene determinado por un gen sensible a la temperatura –el Kdm6b- que por su parte está condicionado por las indicaciones moleculares que recibe de otro gen.

La temperatura actúa como interruptor biológico lo que incide bien de forma positiva sobre los órganos sexuales inmaduros de la tortuga, dejando que se desarrollen los testículos, o inactivando el gen y favoreciendo la aparición de una tortuga de sexo femenino.

En el caso de las tortugas marinas sin variación los machos proceden de huevos incubados a temperaturas bajas. Si se incuban a veintinueve grados la proporción entre los 2 sexos es afín, se acrecientan la proporción de machos si la temperatura desciende y la de hembras a temperaturas superiores.

El cambio climático favorece a las hembras
A esta circunstancia hay que incorporar otra no menos importante: las hembras tienden a nidificar en las playas donde nacieron, lo que en términos científicos se conoce como filopatría.

Dado a que las playas cálidas generan más hembras que las playas frías, las primeras van a tener, con el tiempo, un mayor retorno de hembras adultas, lo que terminará concentrado la población reproductora y, por consiguiente, favoreciendo el nacimiento de crías femeninas.

El cambio climático actual ha dificultado aún más la situación, en tanto que el calentamiento provoca un colapso poblacional con un mayor número de hembras que de machos.

Todas y cada una estas patentizas pueden poner a la especie en la picota de la extinción. Vayamos a un caso concreto: el número de hembras de la colonia de tortugas verdes más grandes y también esenciales del Océano Pacífico supera al de los machos en una relación 116:1.

M.Jara

Pedro Gargantilla es médico internista del Centro de salud de El Escorial (la capital de España) y autor de múltiples libros de divulgación.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment