Tecnología 

Probamos Razer Kraken: polivalentes y cómodos auriculares para competir en juegos

El verde es un color singular, mas llevado a una enorme intensidad sugiere ciertas contrapartes. En tonalidades más flúor puede llegar a sobresaturar. Introducido en un producto tecnológico como unos auriculares asimismo puede ser una buena elección. Y más si se centra en un público exigente como puede ser un jugador profesional o bien principiante de juegos para videoconsolas.

Razer, firma experta en productos para «gaming», es capaz de tocar múltiples palos con su catálogo de auriculares. Uno de los más interesantes son los Kraken en su Tournament
Edition, que entran en un rango de media gama. Unos cascos circumaurales que resultan polivalentes y equilibrados. Resaltan singularmente por su comodidad. No son ligerísimos, mas son muy ergonómicos y se amoldan a la cabeza con perfección.

Su estética lo afirma todo. Si bien no cambian mucho con respecto a sus precursores, prosiguen estando bien construidos, este equipo tiene su personalidad muy marcada. Son algo aparatosos, es cierto, mas están concebidos exactamente para lucirse. Se sienten resistentes y robustos.

Su enfoque todoterreno logra, además de esto, que a pesar de estar orientado al planeta del ocio electrónico, asimismo pueda ser usado para el consumo de música. Vienen pertrechados con almohadillas para los oídos con gel de enfriamiento, que pueden sostener los oídos aireados a lo largo de largas sesiones de juego y deja, además de esto, bloquear el estruendos externo, si bien no disponen de sistema de cancelación de estruendos.

Pues su calidad de sonido es indudable; ofrece un audio claro y concluyentes, con gran apoyo en las frecuencias graves. Es regulable a través de una pequeña botonera, si bien desde un pequeño centro de control auxiliar se pueden fortalecer otros aspectos y administrar la entrada de audio a través del micrófono (silenciándolo o bien activándolo), que a propósito se oculta merced a un sistema retráctil que resulta realmente útil. Se guarda de manera fácil cuando no se precisa. La longitud del cable «minijack» de tres con cinco milímetros es más que suficiente (uno con tres metros), mas en ocasiones se echa de menos que tenga capacidades inalámbricas.

Ese control auxiliar es la vanguardia del nuevo THX Spatial Audio. Un software que deja conseguir un sonido más realista, algo esencial en el momento de jugar a determinados juegos en donde no se sabe realmente bien por dónde van los tiros en muchas ocasiones. El inconveniente, no obstante, es que debe configurarse a través del equipo informático. Mas la experiencia mejora. Todo ello lo hace diferente al resto de contendientes. Son compatibles con PS cuatro, Xbox One, Nintendo Switch, mas sobre todo para ordenadores ordenador, que es el ambiente donde más y mejor se le puede sacar partido.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment