Ciencia ¿Puede estar Venus geológicamente vivo?

¿Puede estar Venus geológicamente vivo?

-

Venus el día de hoy es un infierno: tiene temperaturas de cuatrocientos cincuenta grados y una atmosfera venenosa formada eminentemente por dióxido de carbono y ázoe. Mas no siempre y en todo momento fue de esta manera, puesto que hace miles y miles de millones de años disfrutaba de un tiempo temperado e inclusive ríos y mares corriendo por su superficie. En verdad, era tan semejante a la Tierra, que se consideran planetas ‘gemelos’ por el hecho de que tienen un tamaño y composición similares. Y si bien el día de hoy los científicos saben que, en un instante dado, sus caminos se apartaron, procuran todavía vestigios de lo afines que eran, como actividad geológica. Ahora, un nuevo estudio publicado en la gaceta ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS) asevera que tiene pruebas de que, de hecho, existe movimiento tectónico.

A lo largo de bastante tiempo se ha asumido que Venus tiene una capa exterior sólida inmóvil, o bien litosfera, de la misma manera que Marte o bien la luna de la Tierra. Por contra, la litosfera de la Tierra se divide en placas tectónicas, que chocan y se deslizan una bajo la otra, como pedazos que flotan sobre el mantón, más caliente y menos sólido. Mas, al examinar imágenes de radar conseguidas por la misión Magellan de la NASA de las extensas tierras bajas de Venus -que componen la mayoría de la superficie del planeta-, un conjunto internacional de estudiosos observaron áreas donde grandes bloques de la litosfera semejan haberse movido, separándose, empujándose, virando y deslizándose unos sobre otros como un bloque de hielo roto sobre un lago congelado.

El equipo creó un modelo informático de esta deformación y descubrió que el movimiento lento del interior del planeta puede explicar el estilo de la tectónica que se ve en la superficie. «Estas observaciones nos afirman que el movimiento interior está provocando la deformación de la superficie de Venus, de forma afín a lo que ocurre en la Tierra -asevera Paul Byrne, maestro asociado de ciencia planetaria en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y autor primordial-. La tectónica de placas en la Tierra está impulsada por convección en el mantón. El mantón está caliente o bien frío en diferentes lugares, se mueve y una parte de ese movimiento se trasfiere a la superficie de la Tierra en forma de movimiento de placas».

Mas en Venus el proceso es distinto: «No es una tectónica de placas como en la Tierra, en tanto que no se crean enormes cadenas montañosas, ni sistemas de subducción gigantes; mas es la prueba de que hay una deformación debido a la actividad del mantón interior».

La deformación asociada con estos bloques de la corteza asimismo podría apuntar que Venus aún está geológicamente activo. «Sabemos que una gran parte de Venus ha reaparecido volcánicamente con el tiempo, con lo que ciertas unas partes del planeta podrían ser realmente jóvenes, geológicamente hablando», afirma Byrne. «Pero múltiples de los bloques de empuje se han formado y desfigurado en estas llanuras de lava jóvenes, lo que quiere decir que la litosfera se fragmentó una vez que se establecieron esas llanuras. Esto nos da razones para meditar que ciertos de estos bloques pueden haberse movido geológicamente muy últimamente, tal vez aun hasta hoy».

Los estudiosos son optimistas de que el patrón recién reconocido de Venus podría ofrecer pistas para entender la deformación tectónica en planetas fuera de nuestro Sistema Solar, como en una Tierra considerablemente más joven. «El grosor de la litosfera de un planeta depende eminentemente de lo caliente que sea, tanto en el interior como en la superficie. El flujo de calor del interior de la Tierra joven era hasta 3 veces mayor de lo que es ahora, con lo que su litosfera puede haber sido afín a lo que vemos el día de hoy en Venus: no suficientemente gruesa para formar placas que se subducen, mas lo con un grosor que podría haberse fragmentado en bloques».

La NASA y la Agencia Espacial Europea han aprobado últimamente 3 nuevas misiones de naves espaciales a Venus que van a adquirir observaciones de la superficie del planeta con una resolución considerablemente mayor que la de Magellan. «Es excelente ver un interés renovado en la exploración de Venus, y estoy particularmente conmovido de que estas misiones puedan probar nuestro descubrimiento clave de que las tierras bajas del planeta se han fragmentado en bloques de la corteza que empujan», afirma Byrne.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Nintendo Switch vs modelo OLED, ¿vale la pena mudar de consola?

Una pantalla más grande y mejor, conexión ethernet y...

La entrevista que ABC le arrancó a Chaplin en un tren

La Segunda Guerra Mundial puso a Charlie Chaplin en...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados