EducaciónQuevedo es el rey y hemos vuelto al...

Quevedo es el rey y hemos vuelto al Barroco

-

Si pones en Google Quevedo la primera cosa que te sale es un vocalista de veinte años. Al versista hay que procurarlo más abajo, a no ser que pienses que el trap es poesía, que para eso te vale el primero. En fin, vivimos tiempos extraños, extraños. Norbert Bilbeny afirma en su ensayo ‘ Ética Barroca ‘ (Anagrama) que quizás lo que nos pasa –este no sé qué en el pecho, la mala vida, la soledad, Tik Tok, Rosalía– es que hemos vuelto al Barroco, si bien entonces ves el entierro de la Reina de Inglaterra y se semeja más bien al Rococó. Es un cuadro. Bilbeny le dedica doscientas cincuenta páginas a justificar la boutade. La idea no es nueva, mas prosigue funcionando: la crisis nos iguala, los paralelismos entre siglos se hallan con sencillez. En el XVII, como hoy, la opulencia tapaba el horror vacui, la miseria convivía con la busca de la belleza, con el jaleo cultural, y el progreso tecnológico sorprendía a una sociedad que asimismo se dejaba cautivar por el autoritarismo. La religión, apunta el creador, hoy pesa menos, mas la Inquisición no está muerto. Y no hay imperios, mas sí empresas imperiales y alegatos dominantes y patrañas patrocinadas. Y lo que ya antes era teatro ahora es pantalla. Una impostura, una representación para reemplazar a lo real. El resumen es que aquello fue un enorme desengaño, un naufragio. Ajá. Tal vez todas y cada una de las temporadas son exactamente la misma temporada, y pueden tenderse tantos puentes con el Barroco como con la Grecia Tradicional o los romanos, mas el ejercicio prosigue siendo útil: buscar un ángulo diferente para observar lo habitual, esto es, nuestro mundo; localizar palabras nuevas (o viejísimas, que es igual) para apuntar o descubrir los vicios que nos definen. Además de esto, es complicado no meditar en lo barroco cuando divisas el horizonte digital o ves ‘ Euphoria ‘. Y de nuevo: el tema más escuchado del planeta lo firma un tal Quevedo. Las letras son otra cosa. Ya no se gasta el hipérbaton. Ahí hay una distancia insuperable, la distancia de la Historia. El pensador la resalta bien, mas a él le resulta interesante lo esencial, lo espiritual. Nueva Relacionada estandar Si Rodrigo Cortés: «La verdad y la realidad son prácticamente antónimos» Bruno Pardo Porto Tras dos mil quinientos días redefiniendo palabras en ABC, el creador reúne y mejora sus descubrimientos del ‘Verbolario’ en un diccionario subversivo «Cuando el campo de la ética está vacío o decaído todo es, en contraste, espectáculo y consuelo, sea celebración o misa, corte o teatro», escribe Bilbeny. Tal vez por eso el futbol ha vuelto a Ucrania. No por nada Sorrentino es uno de los nuestros. Esto es de Jep Gambardella: «Siempre se acaba así, con la muerte. Mas primero estuvo la vida, oculta tras el bla, bla, bla, bla. Todo está resguardado bajo la frivolidad y el ruido: el silencio, el sentimiento, la emoción, el temor. Los irrelevantes e inconstantes destellos de belleza. Y después la tristeza desgraciada, el hombre miserable. Todo enterrado bajo la vergüenza de estar en este planeta. Bla, bla, bla, bla. Más allí está el más allí. Yo no me encargo del más allí. Así, que empiece la novela. En el fondo, es solo un truco… Sí, solo es un truco».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados