Educación quinientos ochenta millones de francoparlantes

quinientos ochenta millones de francoparlantes

-

Toda vez que tiene ocasión, el presidente Emmanuel Macron saca pecho con el francés. El hombre, que recita de memoria ‘El Misántropo’ de Molière, planteó hace algunos días que el idioma de su país reemplazase al inglés como «lengua de trabajo oficial» desde dos mil veintidos, cuando Francia acepte la presidencia del Consejo de la UE. Si Macron dispusiese de los quinientos ochenta hablantes del de España, hace rato que el orbe entero declamaría a voz en grito ‘La Chanson de Roland’.

El idioma de España es el segundo más hablado del planeta y la segunda lengua de comunicación internacional en internet. Aumenta el Producto Interior Bruto y da empleo a tres con cinco millones de personas, conforme el informe presentado por la Fundación Telefónica en dos mil doce. Es la lengua que cruza el Atlántico, como beso oceánico. Se afirme fósforo o bien cerilla, algo siempre y en todo momento arde cuando se frasea en castellano.

Se afanan los nacionalistas no ya en preservar o bien fortalecer sus lenguas, sino más bien en gangrenar la nuestra. Lo hacen aun con la claudicación de las instituciones oficiales, tal y como si el idioma común con Iberoamérica no multiplicase por 4 los intercambios comerciales entre países. Que no se trata del disparate de la eñe como marca España, por el hecho de que absolutamente nadie puede patrimonializar una critura híbrida.

Limitarsea la descripción del de España como el enorme instrumento de progreso social y económico tal vez sea efectivo como estrategia, mas falta a los rasgos esenciales de su naturaleza: su riqueza y pluralidad. La primera novela moderna, ‘El Quijote’, hunde sus raíces en el castellano y por ende el de España, que implica la idea panhispánica de la lengua que la Real Academia Española y el Instituto Cervantes han procurado consolidar.

La lengua era el harpa y el centro de la obra del Premio Nobel mexicano y Premio Cervantes Octavio Paz, alguien que modeló una obra bella con la arcilla de ese idioma untuoso. Caparlo, cercenarlo o bien arrinconarlo solo prueba las cortas entendederas de quienes lo avizoran.

¡Uy, si Macron tuviese quinientos ochenta millones de francoparlantes!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

El Covid-diecinueve persistente es poco usual en los pequeños

La infección por el SARS-CoV-dos, el virus que causa...

Pavor en la anterior de Champions entre el Dinamo Zagreb y el Legia Varsovia

Los Olimpiadas acaparan estos días la atención de los...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados