EducaciónRafael Cadenas, premio Cervantes 2022: «Trabajo día a día...

Rafael Cadenas, premio Cervantes 2022: «Trabajo día a día en mis poemas… la lengua es la patria del escritor»

-

Al otro del océano, Rafael Cadenas (Barquisimeto, Venezuela, mil novecientos treinta) levanta el teléfono en una habitación ocupada por los libros y dice: «Todavía no me he recuperado de la noticia». Y no es un golpe, si bien asimismo, pues le terminan de comunicar que es el premio Cervantes dos mil veintidos, el distinción más esencial de nuestras letras. «Aún no he pensado en nada, prosigo convulsionado. No sé ni si podré ir a España a la liturgia. Estoy un tanto limitado por los años». A Cadenas le pesa el cuerpo, mas no el espíritu, tal vez por el hecho de que un versista siempre y en todo momento es un pequeño, y por el hecho de que el tiempo, en ocasiones sí, es relativo. A sus 92 años escribe todos y cada uno de los días. Anda ahora examinando el material que se le ha quedado nuevo desde los sesenta, montones de papeles manuscritos, cuadernos, materiales múltiples. «Trabajo día tras día en mis poemas. En cosas que no he publicado por desatiendo. Y preparo un pequeño libro sobre Rilke, que era checo mas escribía en alemán. Si bien la lengua es la patria del escritor… Estoy en eso», suelta, tal y como si fuera eterno. Nueva Relacionada premio cervantes dos mil veintidos estandar Si Esa enorme patria llamada Rafael Cadenas Karina Sainz Borgo El versista venezolano recibe el máximo reconocimiento del idioma de España. Es la voz universal de un país aquejado por la pobreza y el autoritarismo Su último poemario, ‘Contestaciones’, lo publicó en dos mil dieciocho. Y el primero, ‘Cantos iniciales’, es de mil novecientos cuarenta y seis. Entre medias, más de 7 décadas y una veintena larga de títulos que se han traducido al francés, al italiano y al inglés. Ahí están ‘Derrota’(mil novecientos sesenta y tres), ‘Falsas maniobras’ (mil novecientos sesenta y seis), ‘Intemperie’ (mil novecientos setenta y siete), ‘Amante’ (mil novecientos ochenta y tres), ‘En torno a Basho y otros asuntos’ (dos mil dieciseis)… Y ensayos que daban cuenta de su biografía lectora, espesa, profunda: ‘En torno al lenguaje’, ‘Apuntes sobre San Juan de la Cruz y la mística’, etc.. «Yo leo mucho, sí, lo prosigo haciendo. Versistas de todas y cada una partes, de todos y cada uno de los países». ¿Y quiénes le han marcado más? «El gran versista para mí, si bien ciertos no lo reconocen como tal, en especial los académicos, es Walt Whitman [no en vano lo ha editado y traducido, y fue profesor de poesía norteamericana]». «Y un versista al que descubrí después, mas que alteró mi estilo, mi forma de redactar, fue Henri Michaux», agrega después. Rafael, ¿de qué forma ve su patria en estos instantes? «Yo vivo muy al lado ya. Vivo encerrado en mi cuarto. Y hay tantos libros acá que no sé de qué forma voy a desocuparlo… Apenas salgo. Solo cuando tengo presentaciones de libros, conversas, conversaciones. En unos días voy a presentar una obra de Eugenio Montejo [uno de los grandes poetas venezolanos, fallecido en 2008]. Y tengo ciertos compromisos más». El jurado, en su fallo, festejó la obra de Cadenas por el hecho de que esta «demuestra el poder transformador de la palabra cuando la lengua es llevada al máximo de sus posibilidades creadoras». «El versista hace destilar de las palabras su esencia deslumbrante, colocándolas en el territorio dual del sueño y la vigilia y haciendo que sus poemas sean una honda expresión de la existencia misma y del cosmos, poniéndolas asimismo en una dimensión que es a la vez mística y terrenal», seguía el texto. Y dice: «Yo leo sobre todo a pensadores. Algo próximo a la filosofía: la física cuántica, que como afirmó Wittgenstein, desemboca en lo místico, mas no en la mística tradicional, sino más bien en una apertura que trasciende el yo». Entonces, ¿vendrá a España? «Ojalá. Mas esa es una pregunta que no puedo responder».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados