Ratones «cachas» mutantes vuelven del espacio tal y como si nadaCiencia 

Ratones «cachas» mutantes vuelven del espacio tal y como si nada

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS) deben ejercitarse 2 horas al día para eludir la pérdida ósea y muscular que acarrea desamparar la gravedad de la Tierra. Este inconveniente va a ser todavía mayor para los futuros exploradores espaciales, embarcados en misiones que aun pueden perdurar meses o bien años. En un experimento reciente, un equipo científico ha logrado que un conjunto de ratones ultramusculosos cambiados genéticamente vuelen a la plataforma orbital y retornen igualmente fuertes. El éxito de la terapia, dado a conocer en la gaceta PNAS, no solo puede ser de ayuda para establecernos en la Luna o bien llegar a Marte, sino asimismo puede ser útil para desarrollar nuevas terapias destinadas a pacientes que pasan largas temporadas en cama o bien emplean silla de ruedas.

El equipo, dirigido por científicos del Laboratorio Jackson de Medicina Genómica y la Universidad de Connecticut, mandó cuarenta ratones a la ISS en el último mes del año de dos mil diecinueve a bordo de una nave de SpaceX. De ellos, 8 eran lo que se conoce en inglés como «Mighty Mice» (Algo como «ratones poderosos» o bien «fuertes»), ejemplares a los que se suprime un gen (miostatina/actavina A) que limita el desarrollo muscular. El tratamiento les pone tal y como si se pasasen el día en el gimnasio, mas sin precisar dar golpe. Otros veinticuatro eran ratones normales y otros 8 recibieron la terapia ya en microgravedad. Conjuntos afines de roedores se sostuvieron como control en el Centro Espacial Kennedy de la NASA.

Musculatura íntegra
Cuando despegaron, los roedores fuertes tenían más o menos el doble de cantidad de músculo que el resto. Tras exponerse a la microgravedad, preservaron su musculatura de culturista prácticamente tan bien como sus análogos en Tierra. Por otro lado, a los ratones que recibieron el tratamiento en órbita, les fue mejor que a los del conjunto terrestre. Tras veintidos días, su masa anatómico magra aumentó un veintisiete por ciento , en comparación con el dieciocho por ciento de los tratados en las instalaciones de la NASA. Los ratones no tratados, en cambio, perdieron el nueve por ciento de su masa anatómico en microgravedad.

Tras treinta y tres días en órbita, una nave de SpaceX devolvió a los cuarenta ratones en estupendas condiciones para su análisis. A ciertos ratones ordinarios se les inyectó el tratamiento tras su vuelta y de forma rápida desarrollaron más músculo que sus compañeros no tratados.

Distrofia muscular
La conclusión primordial de los estudiosos es que el fármaco marcha para hacer medrar los músculos y desarrollar los huesos, aun en ausencia de gravedad. A su juicio, estos descubrimientos tienen implicaciones esenciales de cara al desarrollo de posibles estrategias terapéuticas para la exploración espacial. Asimismo podrían allanar el camino para la creación de nuevos tratamientos para enfermedades como la osteogénesis y diferentes atrofias por desuso, distrofia muscular o bien debilidad ósea.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment