Regreso a las estrellas: revolución en la literatura de fantasíaCultura 

Regreso a las estrellas: revolución en la literatura de fantasía

En los años ochenta escribía mi primera novela y soñaba con el futuro. Me encantaba la «gran literatura» y la «alta poesía», mas asimismo, uy, l
a ciencia ficción y el cómic, algo que mis mayores en edad (si bien no siempre y en todo momento en conocimiento) no entendían en lo más mínimo. Yo soñaba con el siglo veintiuno y estaba persuadido de que la literatura del nuevo milenio vería un reaparecer fantástico de la imaginación y que el género estrella sería la ciencia ficción. En los años sesenta la ciencia ficción ya había mostrado que podía aspirar a la condición de literatura seria. Ahí estaban Pynchon, Doris Lessing, Vonnegut…

Mas el futuro jamás es como uno creía que sería, esta una de las cosas buenas que tiene, y el nuevo milenio se ha despertado con un movimiento anti imaginativo de enorme fuerza. Pynchon ya explicó en su novela-ensayo Al máximo de qué manera tras el once S la imaginación empezó a verse como un riesgo, un pecado. Todo habían de ser «historias reales». El planeta era demasiado horrible para inventar nada.

Y de súbito, acá está. Una revolución en el planeta de la literatura de fantasía y de anticipación. Nuevos autores, nuevas corrientes, nuevos géneros. He leído ciertos de estos libros: Aniquilación de VanderMeer,
El misterio de los 3 cuerpos de Liu Cixin, Elantris de Brandon Sanderson, así como otros más «literarios» como Lena y Karl de Mo Daviau o bien La excepcional familia Telemacus de Daryl Gregory. Estos libros, cada uno de ellos a su forma, charlan de los inconvenientes de nuestro planeta, de nuestros terrores y de nuestras esperanzas. Son lo que siempre y en todo momento fue la ciencia-ficción: no una diversión «escapista», sino más bien una reflexión filosófica, política y social sobre la temporada que nos ha tocado vivir. De ahí los nuevos géneros: el «Ultra-irreal» chino, el «Afrofuturismo», la Ficción Climática, el «Grimdark», el «Solarpunk», el «Hopepunk»… De forma que aún hay esperanza para nosotros, los que vivimos bajo el reinado de la luna. ¡Monstruos, abismos, estrellas, acá volvéis a estar!

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment