Cultura Sale a subasta en la ciudad de París la...

Sale a subasta en la ciudad de París la insigne 'Mona Plana de Hekking'

-

La sala Christie’s de la ciudad de París saca a subasta una conocida réplica de la Mona Llana, famosa como ‘la Mona Plana de Hekking’ por el nombre de su dueño en la década de mil novecientos cincuenta, Raymond Hekking (mil ochocientos sesenta y seis-mil novecientos setenta y siete), un marchante de arte que la adquirió en la década de mil novecientos cincuenta en un anticuario de Magagnosc, un pequeño pueblo en la zona de Niza, en la Costa Azul francesa, por tres mil francos. Esta obra y su historia ilustran la fascinación que siempre y en todo momento han tenido la Mona Llana y el aura de Leonardo da Vinci.
Entre el doce y el quince del mes en curso se exhibirá en la sede parisina de Christie’s, que la va a ofrecer en venta en línea entre el once y el dieciocho de junio. Pintado a inicios del siglo XVII (c. mil seiscientos-mil seiscientos veinte) por un artista ignoto, este óleo sobre cuadro tiene un costo estimado de entre doscientos y trescientos euros.

Raymond Hekking maravilló a los medios de todo el planeta con una campaña global en la que ponía en duda la autenticidad de la obra original, preservada en el MuSeo del Louvre, en favor de su obra. Hekking dedicó su energía a proteger su versión, transformándose en un comunicador incomparable. No vaciló en retar al Louvre para probar la autenticidad de su obra.

Raymond Hekking

CHRISTIE’S
«Los especialistas van a la Riviera francesa a investigar su teoría. Si es cierta, la obra del Louvre ahora en préstamo a América es falsa», se afirma en un reportaje sobre Hekking efectuado por Pathé Largometrajes en mil novecientos sesenta y tres. Por solicitud de Jacqueline Kennedy a André Malraux, entonces ministro de Cultura de Francia, este país terminaba de mandar a E.U. la insigne obra a fin de que fuera exhibida en la National Gallery de Washington y en el Metropolitan Museum de la ciudad de Nueva York. Conforme Christie’s, Hekking «utilizó la intensidad mediática del viaje de la Mona Lisa» para llegar con su historia a los cronistas estadounidenses. El reportaje, de un minuto de duración, muestra a Hekking limpiando cuadros en su taller y exhibiendo su Mona Plana ante especialistas que inspeccionan el cuadro con una lupa.

La sonrisa misteriosa de la joven, las múltiples teorías sobre la identidad de la modelo y el destino real del cuadro han maravillado a múltiples generaciones de pintores. En mil novecientos cincuenta y dos, la exposición ‘Homenaje a Leonardo da Vinci» en el MuSeo del Louvre contó más de cincuenta copias del cuadro. De las versiones conocidas, la más vieja es la del MuSeo del Prado. Se sabía que la pinacoteca tenía entre sus muy, muy ricos fondos de pintura una imitación de la «Gioconda», de Leonardo da Vinci. Mas, tras su restauración, y una vez retirados los repintes, brincó la nueva en dos mil doce. Se trata de una copia moderna de Da Vinci. Equiparando las imágenes infrarrojas de las obras del Prado y el Louvre, se probó que los dibujos lindantes de las dos obras se empezaron al tiempo. Posiblemente las dos obras se hiciesen simultáneamente, en el taller del mismísimo Da Vinci. Se piensa que puede ser obra de ciertos acólitos de Leonardo, como Andrea Salai, que llegó al estudio del profesor en mil cuatrocientos noventa, o bien Francesco Melzi, que se incorporó después, en torno a mil quinientos seis.

Hekkings defendió su versión frente a la prensa mundial a lo largo de las décadas de mil novecientos cincuenta y mil novecientos sesenta

CHRISTIE’S
En el mes de septiembre del año en curso, el Prado dedica una exposición a su ‘Gioconda’ bajo el título ‘Leonardo y la copia de la Mona Plana. Nuevos planteamientos sobre la práctica del taller vinciano’. Desde el momento en que se presentó al público la investigación sobre esta copia de la Mona Llana la obra ha pasado a ser parte de la mayor parte de los catálogos y también investigaciones centrados en Leonardo da Vinci y sus cooperadores. Va a ser la primera muestra monográfica organizada en España dirigida al examen de las copias y versiones hechas en el taller de Leonardo, en vida del profesor y autorizadas por él.

En dos mil diecinueve aparecieron 3 copias de la Mona Llana en el mercado internacional del arte. El treinta y uno de enero de ese año, una versión del siglo XVII de un seguidor de Da Vinci se vendió en Sotheby’s N. York por uno con siete millones de dólares americanos. Unos meses después, exactamente la misma casa ofreció otra versión del siglo XVII de un seguidor del profesor en la ciudad de París. Fue vendida por quinientos cincuenta y dos mil quinientos euros. Una tercera versión se vendió por ciento sesenta y dos mil quinientos euros en el primer mes del verano en Christie’s París.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

¿Es conveniente dejar de emplear mascarillas al aire libre?

Al principio de la pandemia de Covid-diecinueve, con el...

quinientos ochenta millones de francoparlantes

Toda vez que tiene ocasión, el presidente Emmanuel Macron...

Los podcasts van a llegar a Fb la próxima semana

La función de publicar y oír podcasts de audio...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados