¿Se te terminan las vacaciones? Enfréntate con positividad a la vuelta al trabajoEconomía 

¿Se te terminan las vacaciones? Enfréntate con positividad a la vuelta al trabajo

Lo bueno se termina pronto. Y es que las tan ansiadas vacaciones veraniegas llegan a su fin. Los trabajadores gozan los últimos días de reposo pensando en lo pronto que volverán a la rutina. Y, en ciertos casos, la vuelta a la jornada de trabajo les genera más que pear. Les provoca ansiedad y hasta depresión.

Los motivos son variadísimos, desde un mal entorno en la oficina, un enorme descontento con las atribuciones y competencias profesionales hasta el fácil aborrecimiento de la tarea desempeñada. Todo ello genera un enorme agobio a la persona, explica la sicóloga Pilar Conde, para quien, o es preciso reconsiderarse el rabajo o hay que alterar la forma en la que lo encaramos.

Mas para encarar esta situación, conforme la sicóloga «es preciso aceptar la responsabilidad sobre la propia vida, quererse más a uno mismo, y mudar lo de no puedo, no seré capaz por será bastante difícil, me deberé esmerar, mas…». Se trata, en suma, de mudar la forma en la que nos encaramos emotivamente a la realidad. Si frente a la vuelta al trabajo nos centramos en lo negativo nos va a ser considerablemente más bastante difícil no solo retornar sino más bien continuar sin dañar nuestro bienestar.

No se trata, conforme esta profesional, de verlo todo de color de rosa, sino más bien de abordar la realidad de forma racional «y que no s sintamos responsables de nuestras emociones y con nuestro ambiente. Eso no significa no sentir emociones negativas, sino más bien aprender y administrar las distintas experiencias con ellas y continuar cara adelante».

Para mudar el enfoque fatalista de la realidad, Conde apunta que hay que tomar conciencia de como nos charlamos, como interpretamos, que pensamos en el momento en que nos sentirmos de una forma o bien otra. Desde ahí, apunta, debemos advertir que interpretación se oculta tras nuestras emociones. Mas, en el caso de depresión, recomienda recurrir a la ayuda profesional.

Y es que esta forma de mirar la realidad depende de nuestras opiniones y de nuestras emociones viene marcada por nuestras experiencias, con lo que asimismo es un factor esencial el de qué forma hemos aprendido a encararnos a las distintas experiencias. De este modo, las personas sensibles pueden tener reacciones cariñosas bruscas y también intensas al paso que una perosna realista es más objetivo en el momento de interpretar las situaciones, tiende a buscar la utilidad y maneja mejor sus estados sensibles. Su forma de ver la vida es, en suma, más conveniente para las interactúes sociales, familiares y profesionales.

Por esta razón, Conde asevera que en lo que se refiere a la vuelta al trabajo hay que apostar por la vieja fórmula de buscar el lado positivo, «centrando nuestra mirada en aquello que nos aporte satisfacción y motivación, así sea intrínseca, com ola autorrealización de nuestras funciones, o bien extrínseca, como la económica, que entonces nos deja lograr otros aspectos que son esenciales para nosotros».

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment