Cultura Sinead O'Connor se desdice del anuncio de retirada que...

Sinead O'Connor se desdice del anuncio de retirada que hizo tras tomar «unos whiskies»

-

Que el alcohol y Twitter no hacen buena combinación es una cosa que sabe todo usuario con experiencia. Y a juzgar por los últimos sucesos, Sinead O’Connor termina de aprenderlo por las malas. Este martes, un par de días tras anunciar su retirada de la música tras tomarse «unos whiskies», la vocalista irlandesa ha vuelto a la red social para decir que no, que no lo deja.

«Que le den al retiro. No me retiro. He tolerado provisionalmente que unos cerdos con lapicero labial me jodiesen la cabeza», ha tuiteado O’Connor’, refiriéndose a los cronistas británicos a los que ha concedido sus entrevistas más recientes por la publicación de sus memorias. En verdad, destaca que los medios estadounidenses sí habían respetado las peticiones, y sugirió que la BBC, una transmisora canadiense y The Guardian «deberían hacer examen de conciencia, mirarse a sí mismos y aprender de esto a fin de que ningún otro superviviente de un trauma violento sea tan maltratado como yo».

La intérprete de ‘Nothing equipares dos U’ asegura que «se solicitó a todos y cada uno de los entrevistadores que por favor fuesen sensibles y no preguntaran sobre el abuso infantil o bien profundizaran en cosas dolorosas sobre la salud mental, que serían traumatizantes para mí. Cada maldita vez que sacaré un disco a lo largo de estos treinta años, me deben decir ‘¿no estás desquiciada? ¿eres imbécil? ¿eres inválida?’», lamenta la artista, que consideró «innecesario y doloroso» que la comunicadora del programa ‘Woman’s Hour’, Emma Barnett, repitiese una declaración hecha por Neil McCormick en el Telegraph, en la que llamaba a O’Connor «la mujer ida en el ático del pop», calificando la entrevista de «extremadamente ofensiva e inclusive misógina», y pone ejemplos: «De todas y cada una de las mierdas que podrían haberme preguntado, me interrogaron por la cuestión de haber tenido 4 hijos con 4 progenitores. Entonces Barnett se atrevió a sugerir: ‘Oh, ¿no estamos mucho mejor ahora hablando de salud mental?’. No, cabrón. Por el hecho de que si lo estuviésemos, no habrías arrastrado a la desquiciada al del ático por el barro».

Las explicaciones
La vocalista ha pedido perdón «por el susto» a sus entusiastas, y ha explicado que se había sentido molesta por las preguntas sobre los episodios de su libro en los que habla del abuso físico y sicológico. «Dije que me retiraba, como he dicho muy frecuentemente ya antes en reacciones instintivas cuando era joven y era el blanco del abuso de los medios con el razonamiento de que soy legalmente vulnerable», sigue la explicación de la artista. «El fallo más grande (siempre y en todo momento me preguntan esto mas jamás respondo) que la gente tiene sobre ‘Sinead O’Connor’ es pensar es una amazona. No lo soy. Soy una mujer de corazón blando de un metro sesenta y dos de altura, que realmente es muy débil. Mas amo mi trabajo. Hacer música, eso sí. No me agradan las consecuencias de ser una mujer talentosa (y franca) pues debo atravesar las paredes de los prejuicios todos y cada uno de los días para ganarme la vida. Mas nací para las presentaciones en vivo, y con el pasmoso amor y apoyo que he recibido en los últimos días, que proseguiré recibiendo de Rob Prinz y todos en ICM, como de muchos mánagers, compradores de discos y entusiastas, me siento segura al retractarme de mi expreso deSeo de retirarme».

Conforme la vocalista, sus «vulnerabilidades legales y agonías pasadas» fueron expuestas para el «entretenimiento lascivo y el pago de las hipotecas de ciertos los hombres, quienes, merced a Dios, jamás han sabido y jamás van a saber lo que es ser una mujer superviviente de un trauma en este planeta. Un planeta que asevera falsamente que día a día está menos envenenado por el estigma o bien la misoginia».

Obligada a abortar
En sus memorias publicadas el 1 de junio, tituladas ‘Rememberings’ (‘Recuerdos’), la irlandesa cuenta otro episodio de su vida que hasta el momento era desconocido: a lo largo de su primer embarazo un ejecutivo discográfico, y un médico contratado por este, la animaron a abortar. En ese instante, O’Connor trabajaba para Ensign Records, una compañía discográfica ya desaparecida. Cuando quedó encinta, el ejecutivo del sello Nigel Grainge le recomendó que se hiciese un aborto, y O’Connor fue a ver a un médico que aparentemente le afirmó que Grainge se había puesto en contacto con él, para solicitarle que escribiese una advertencia sobre la continuación del embarazo. «Su compañía discográfica ha gastado cien libras esterlinas grabando su álbum, con lo que les debes una. No tengas este bebé», le afirmó el médico. «Además», cuenta , «me notificó que si volaba mientras que estaba encinta, mi bebé padecería daños. Y de todas y cada una formas, si iba a ser músico no debería tener bebés pues una mujer no debería dejar a su bebé para irse de vira, y al tiempo un pequeño no puede salir de gira». Pese a este chantaje, O’Connor no cedió a la presión y dio a luz a su primer hijo, Jake.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

¿Es conveniente dejar de emplear mascarillas al aire libre?

Al principio de la pandemia de Covid-diecinueve, con el...

quinientos ochenta millones de francoparlantes

Toda vez que tiene ocasión, el presidente Emmanuel Macron...

Los podcasts van a llegar a Fb la próxima semana

La función de publicar y oír podcasts de audio...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados