Todo listo para regresar a la Tierra: La OSIRIS-REx se guarda las muestras del asteroide BennuCiencia 

Todo listo para regresar a la Tierra: La OSIRIS-REx se guarda las muestras del asteroide Bennu

La nave OSIRIS-REx «Spectral Interpretation, Resource Identification, Security, Regolith Explorer», que hace algo más de una semana tocó de forma exitosa el asteroide Bennu, a trescientos treinta millones de la Tierra, ya ha puesto a buen recaudo las apreciadas muestras de regolito de este objeto, que la NASA tiene previsto mandar a la Tierra y recoger en el desierto de Utah en dos mil veintitres. Los ingenieros piensan que cuando menos se han recogido sesenta gramos de muestras de Bennu.

Esta semana, la nave introdujo la carga en la cápsula de regreso «Sample Return Capsule» (SRC), desarrollada para atravesar la atmosfera de la Tierra seguramente. Se pone final de este modo a una de las maniobras más peligrosas, sobre todo una vez que se constatara que parte de las muestras se estaba escapando al espacio. Ahora, una vez cerrada la cápsula, no va a haber más fugas.

El equipo de la misión había estado un par de días preparando el procedimiento de almacenamiento, por el que un brazo robótico, coronado por el extremo que recogió las muestras, debía introducir un receptáculo en la cápsula de regreso.

treinta y siete segundos de retraso
Pese a que la nave está a unos trescientos treinta millones de quilómetros de la Tierra, a una distancia que la luz tarda dieciocho con cinco segundos en recorrer (con lo que el retraso entre la ida y la vuelta llega a los treinta y siete segundos), los estudiosos debieron ir mandando instrucciones y confirmando que cada paso se había resuelto apropiadamente, a través de imágenes y telemetría (una técnica que mide la situación de la nave desde la Tierra).

Concretamente, se debió valorar muy de manera estrecha el estado del «Touch-And-Go Sample Acquisition Mechanism’s» (TAGSAM), el extremo del brazo que actuó como un «aspirador» para recoger muestras, y que tiene el aspecto del filtro de vehículo de un vehículo viejo. Lo más crítico, fue encajar dicha pieza en el hueco asignado en la cápsula de reentrada, minimizando la fuga de piedrecitas y polvo guardados en su interior, al unísono que se trataba de eludir que se bloquease a causa de ellas. Para esto, recurrieron a las imágenes de una cámara destinada a esta labor, la «StowCam».

Una compleja maniobra
Contra cualquier pronóstico, consiguieron encajar la pieza a la primera, a lo largo de la noche del veintisiete de octubre. Por la mañana siguiente, los ingenieros hicieron una comprobación de que la pieza estaba apropiadamente encajada, y los pernos asegurados. A lo largo de la tarde del veintiocho, se empezó el proceso de desenganchar el brazo del receptáculo de las muestras y, por último, se hizo el último paso, cerrar la cápsula de reentrada. De esta manera, desde las últimas horas del día veintiocho de octubre, las muestras de Bennu están lista para regresar a la Tierra.

Ahora, el equipo de la misión se va a centrar en preparar la nave para la próxima fase, el viaje de regreso a la Tierra. La ventana de ocasión a fin de que la órbita de regreso sea conveniente empieza en el mes de marzo de dos mil veintiuno, y va a ser entonces cuando la nave empiece el camino a casa. La meta es que la OSIRIS-REx suelte la cápsula de muestras, rumbo a la Tierra, el veinticuatro de septiembre de dos mil veintitres.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment