SaludUltraprocesados, los comestibles que ocasionan enfermedades

Ultraprocesados, los comestibles que ocasionan enfermedades

-

Absolutamente nadie desea comestibles que provoquen enfermedades. No obstante, conforme las conclusiones de dos investigaciones que se publica en « The BMJ » hay vínculos evidentes entre el alto consumo de comestibles ultraprocesados y un mayor peligro de enfermedad cardiovascular, cáncer de colorrectal y muerte. Estos nuevos resultados que se presentan en la reputada gaceta científica no son sorprendentes y agregan nueva patentiza para fomentar políticas de salud pública que limiten el consumo de comestibles ultraprocesados y, que fomenten el de comestibles sin procesar o ligerísimamente procesados para prosperar la salud pública en el mundo entero. Además, tal como destaca un editorial que acompaña a los dos trabajos, plantean una ventana de ocasión para reelaborar las pautas dietéticas en todo el planeta , prestando más atención al grado de procesamiento de los comestibles así como recomendaciones basadas en nutrientes. Los comestibles ultraprocesados son formulaciones de múltiples ingredientes, por norma general producidos a través de diferentes técnicas industriales, que, aparte de sal, azúcar, aceites y grasas, incluyen substancias alimentarias no empleadas en preparaciones culinarias, en particular, saborizantes, colorantes, edulcorantes, emulsionantes y otros aditivos empleados para imitar cualidades sensoriales de comestibles no procesados o ligerísimamente procesados y sus preparaciones culinarias o para disfrazar cualidades indeseables del producto final. Incluyen productos horneados y bocadillos envasados, bebidas azucaradas y carbonatadas, comidas preenvasadas, cremas para untar y ciertos productos supuestamente fuera de sospecha, como biscotes, cereales para el desayuno, galletas salobres y iogur de frutas. «Son los más malos de los malos», asegura Miguel Ángel Martínez González, catedrático de Medicina Precautoria y Salud Pública de la Universidad de Navarra y jefe de conjunto de CIBEROBN . «Cuantos más se consumen, peor», advierte. Estudios anteriores han relacionado los ultraprocesados con un mayor peligro de obesidad, hipertensión, colesterol y ciertos géneros de cáncer, mas pocos han evaluado la asociación entre la ingesta de comestibles ultraprocesados y el peligro de cáncer colorrectal, y los descubrimientos son contradictorios debido a las restricciones en diseño del estudio y tamaños de muestra. Incluyen productos horneados y bocadillos envasados, bebidas azucaradas y carbonatadas, comidas preenvasadas En una investigación publicado efectuado en la Escuela Friedman de Ciencias y Políticas de Alimentación en la Universidad de Tufts (EE.UU.), los estudiosos vieron que los hombres que consumían altas tasas de ultraprocesados tenían un peligro veintinueve por ciento mayor de desarrollar cáncer colorrectal, que los que consumían cantidades más pequeñas. No hallaron exactamente la misma asociación en las mujeres. «Las carnes procesadas, la mayor parte de las que pertenecen a la categoría de comestibles ultraprocesados, son un fuerte factor de peligro para el cáncer colorrectal. Los ultraprocesados asimismo tienen un alto contenido de azúcares añadidos y un bajo contenido de fibra, lo que contribuye al incremento de peso y la obesidad, y la obesidad es un factor de peligro establecido para el cáncer colorrectal», apunta Lu Wang , autor del estudio que examinó las contestaciones de más de doscientos participantes (ciento cincuenta y nueve mil novecientos siete mujeres y cuarenta y seis y trescientos cuarenta y uno hombres) en 3 grandes estudios prospectivos controlados a lo largo de más de veinticinco años. Pese a que los resultados no resultan una novedad, para Martínez González son muy relevantes por el hecho de que «son prácticamente treinta años de seguimiento y centenares de miles de personas». En el segundo estudio, estudiosos italianos examinaron dos sistemas de clasificación de comestibles con relación a la mortalidad: el S istema de Perfiles de Nutrientes de la Agencia de Reglas Alimenticias (FSAm-NPS, por sus iniciales en inglés), empleado para derivar la etiqueta frontal del bulto Nutri-Score codificada por colores, y la escala NOVA , que valora el grado de procesamiento de los comestibles. Sus descubrimientos se fundamentan en los datos de veintidos y ochocientos noventa y cinco adultos (edad promedio de cincuenta y cinco años; cuarenta y ocho por ciento hombres) del Estudio Moli-sani , que estudia los factores de peligro genéticos y ambientales de las enfermedades cardiacas y el cáncer. La solución es sencilla: seleccionar comestibles naturales que se reconozcan Se valoraron tanto la cantidad como la calidad de los comestibles y bebidas consumidos y se midieron las muertes a lo largo de un periodo de catorce años (dos mil cinco a dos mil diecinueve), teniendo presente las condiciones médicas latentes. Los resultados mostraron que aquellos aquellos que proseguían una dieta menos saludable, en comparación con la más saludable, tenían un diecinueve por ciento más de peligro de muerte por cualquier causa y un treinta y dos por ciento más de peligro de muerte por enfermedad cardiovascular . Los peligros fueron afines cuando se equipararon las dos categorías extremas de ingesta de comestibles ultraprocesados en la escala NOVA (diecinueve por ciento y veintisiete por ciento más altos para todas y cada una de las causas y mortalidad cardiovascular, respectivamente). Nueva Relacionada estandar No Los especialistas alertan: «Cuidado con los falsos saludables» Sandra Palacios En conclusión, l os estudiosos aseguran que sus descubrimientos respaldan la relevancia para limitar algunos géneros de comestibles ultraprocesados para conseguir mejores resultados de salud en la población . Si bien el conjunto de ultraprocesados es amplísimo, la OMS ya ha señalado a las carnes rojas y procesadas como los comestibles menos saludables. Para el especialista de España la solución es sencilla: «elegir comestibles naturales que se reconozcan. Las etiquetas asisten, mas se corre el riesgo de normalizar los comestibles ultraprocesados». Y, evidentemente, regresar a la dieta mediterránea tradicional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados