Un diario de la cuarentena para batallar contra el coronavirusEducación 

Un diario de la cuarentena para batallar contra el coronavirus

El confinamiento nos quitó la libertad, mas nos obsequió (nos impuso) una cantidad ingente de tiempo encerrados entre 4 paredes. Horas y horas que había que rellenar, que ocupar, que invertir, que se amontonaban como el polvo de los muebles o bien se estiraban como chicles. Pedro Touceda, cronista y autor de una novela reciente, «Los elefantes andan descalzos y no utilizan paraguas» (Letrame), decidió dedicarlas a la escritura, y día tras día de la cuarentena más rigurosa, ya antes de los benditos paSeos de la desescalada, fue publicando religiosamente relatos, recuerdos y apuntes en su muro de Fb. Ahora, que todavía proseguimos camino de la nueva normalidad, ha decidido recoger todos esos textos y juntarlos en un libro, «Cuaderno de bitácora de una cuarentena» (Las 9 musas), que va a estar en venta en Amazon desde el día de hoy y cuyos beneficios van a ir directos a Cáritas y su lucha contra el coronavirus.

«La premisa era no charlar nada de política, no charlar nada de lo que se había recogido en los medios, ser libre y redactar lo que me fuera brotando cada día», cuenta del otro lado del teléfono. El resultado es un conjunto heterogéneo de textos (45 en suma) que lo mismo charlan del día del padre como del tamaño de las diferentes habitaciones de su casa, redescubierta en estos meses, o bien del día que una mosca penetró en su morada y despertó cierta preocupación relacionada con el virus… Historias variadas, que toman la manera del relato con moraleja o bien de la prosa más experimental, entre otras muchas variaciones. «El plan era contarlo sin un esquema fijo, que se apreciase el estado anímico de día tras día, y que la correspondencia con los lectores de Fb fuera favoreciendo el relato», puntualiza.

En la biografía del libro, Touceda se define como «explorador artístico», puesto que se ha expresado mediante muy, muy diferentes medios: literatura, fotografía, cine… Esa busca, ese espíritu sintético, es el que se filtra en estas páginas. «Es una experiencia creativa en un instante en el que la libertad está condicionada por una situación de pandemia. Es una busca de la libertad en la carencia de libertad. He gozado mucho escribiendo el libro. Además de esto, me semeja realmente bonito que en el instante que escribes y lo publicas en Fb la gente ya te esté diciendo qué le semeja… Es una experiencia enriquecedora», desgrana.

Afirma Touceda que en esa pluralidad de temas y estilos que llenan su nuevo libro hay un vínculo, un pegamento común. No es otro que el de la esperanza y la evasión. Lo que ha intentado, insiste, es compartir la experiencia del encierro y hacerla más entretenida, la suya y la del resto, sus lectores: «Todo te va afectando, la lluvia informativa te empapa, y mi trabajo era filtrarlo». Eso sin olvidarse, claro, del humor, esencial para subsistir a determinadas tardes de temor o bien tedio. «Hay que guardar respeto y sentir el drama, mas no está prohibida la risa», resalta.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment