Una apuesta precisaSociedad 

Una apuesta precisa

La desinformación es el peor oponente de la caza. En las últimas décadas, una concepción irreal de la naturaleza aplaudida por el animalismo más radical ha configurado la imagen que de ella tiene una sociedad cada días un poco más urbanita. Los medios asimismo han probado en este tiempo escaso rigor al tratar los temas cinegéticos de forma poco objetiva, cuando no claramente sesgada, con frecuencia en exactamente las mismas noticias, en las que se confunden ciervos con gamos o bien tórtolas con palomas. Mientras que, la tónica general ha sido que los partidos actuasen conforme soplase el aire, el día de hoy semeja que por suerte a favor.

Para la ciencia está claro. Las especies cinegéticas han evolucionado bajo la presión de los depredadores, con el humano a la cabeza de la red trófica, y han desarrollado adaptaciones para no desaparecer, como el ser fecundas y reproducirse anualmente con eficacia; con lo que sus poblaciones son susceptibles de medrar en demasía creando múltiples inconvenientes a la sociedad y al medioambiente, si no se extrae un número determinado de individuos cada temporada para sostener un equilibrio. Por esta razón, un control poblacional es inevitable y la caza el único medio viable.

Que la caza sea precisa debería bastar para justificarla, aparte de que se trate, además de esto, de una manera ancestral de aprovechamiento de un recurso natural, sano y de enorme calidad y que puede favorecer la conservación de especies en riesgo, y de que sea una actividad que produce riqueza y desarrollo en zonas rurales deprimidas, como podemos ver en este estudio.

Asimismo es verdad que, por nuestra parte, los cazadores tenemos que ser siendo conscientes de nuestra responsabilidad promoviendo modelos cinegéticos éticos y conservacionistas basados en la sostenibilidad, compatibles con un medio ambiente sano y con la biodiversidad, y rechazando las prácticas inapropiadas.

Ofrecemos este mes la primera entrega del «ABC de la Caza», una sección que aparecerá el primer lunes de cada mes, en la que se defenderán estos principios y donde se va a mostrar la genuina esencia de la actividad venatoria, que aguardamos sea de interés para cualquier amante de la naturaleza.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment