Una historia fantástica de futbolCultura 

Una historia fantástica de futbol

«Ahora debo exponer, con determinado bochorno, de qué manera me vi envuelto en todo esto». Nada de bochorno, querido Joe Gidner, narrador de De qué forma llegamos a la final de Wembley. Todo lo opuesto, contar esta fantástica historia es un lujo al que poquísimos tuvieron acceso. Su autor, Joseph Lloyd Carr (Junction, Yorkshire, mil novecientos doce-Ketering, Northamptonshire, mil novecientos noventa y cuatro), relata una historia que pudo ser real. Cuando era maestro en una escuela primaria, allí por South Milford, y formó una parte del equipo de futbol local, llegaron a una final que jamás pudo finalizar pues «la invasión del terreno de juego por la parte de los apasionados y las riñas furiosas no son ninguna novedad en los campos de fútbol».

5 Reglas
Todo arranca con un equipo mínimo, cuyo reclutamiento de los jugadores ya es otra novela, no menos hilarante, y como un ejemplo, el MonoTonks, incombustible portero y lechero de la localidad. Hasta llegar a un personaje excelente, pintoresco y melancólico en su lucidez de asilado, el pensador y directivo del instituto, el húngaro doctor Kossuth, quien, tras acudir a un partido del Leicester, les dicta a los chicos del Steeple Sinderby las 5 reglas que, tras su debido cumplimiento, les van a hacer llegar nada menos que a Wembley a la final de la FACup (competición creada en mil ochocientos setenta y uno) y ganar.

«Cómo llegamos a la final de Wembley». J. L. Carr (en la imagen). Tusquets, dos mil diecinueve. doscientos ocho páginas. diecisiete euros
No es una historia sobre el futbol.
El futbol es el escenario, por el hecho de que lo que conmueve, y le solicita a uno trasladarse de forma inmediata a Sinderby y quedarse allá con todos ellos en el Pub Black Bull por siempre, es una forma de comprender la existencia, en su rematadamente natural trato entre la gente. Con sus camisetas amarillo ranúnculo, desde esa población de la Inglaterra perdida entre el frío, el olvido y el aislamiento, sí, llegan a Wembley. Por el camino suprimen al Leeds, al Aston Villa, al Manchester United.

Carr muestra una soberana ironía, muy elegante, sin remilgos, y una descripción de los personajes llena de cariño y sensibilidad. Presenta una condición humana de otro tiempo que, contemplado desde el día de hoy, pareciese de otro planeta, mejor que el presente. El trayecto está infestado de escenas imborrables, de instantes desopilantes, mas sobre todo de algo tan cervantino como quien evocara futuros días de gloria. Una historia fantástica.

Una desgracia
Una imposición de la Federación Inglesa de Futbol hizo que el Manchester United, en el invierno de mil novecientos cincuenta y ocho, tuviese que efectuar un regreso a Inglaterra, en la mitad de una fuerte tormenta de nieve, y padeciera un trágico accidente al despegar del aeropuerto de Múnich. Venían de disputar un partido en Belgrado. Murieron 8 jugadores. Era el equipo más joven que había ganado la Premier. United es una película, asimismo, alén del futbol, que describe un enfrentamiento no solo deportivo, la Federación no deseaba que los equipos ingleses jugasen la Copa de Europa, y una desgracia. La acción se centra en el entonces muy joven Bobby Charlton y las repercusiones tremendas que en ese joven de dieciocho años tendría el accidente. Apasionante.

Casa Lucas
Otoño de tradicionales. Tascas queridas que atraviesan una situación límite. Volver a ellas es una forma de olvidar este desdichado presente. Casa Lucas, en la Cava Baja, treinta, cuantos ratos allá, con los fardos de calamar, el rabo de toro deshuesado, la torta de verduras con chipirones, o bien las imborrables croquetas. Asimismo, la historia de las tascas españolas, galdosianas y eternas, es fantástica.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment