«Una vacuna, hasta su aprobación, tarda entre cinco y diez años y en el coronavirus hablamos de 1 año»Salud 

«Una vacuna, hasta su aprobación, tarda entre cinco y diez años y en el coronavirus hablamos de 1 año»

Seth Berkley, Directivo Ejecutivo de Gavi, la Coalición Mundial para Vacunas y también Inmunización, ha participado en el primer foro de discusión mundial sobre neumonía infantil en Barna, organizado por el Instituto de Salud Global de Barna al lado de 8 entidades internacionales. La Coalición en fue fundada en el año dos mil por un consorcio de señalados donantes, organismos internacionales y líderes de la industria de las vacunas para apresurar la adopción de vacunas nuevas y subutilizadas en los países más pobres del planeta y progresar la cobertura de la inmunización. España se unió al programa Internacional de Sencillez financiera para la inmunización en dos mil seis.

-¿El gobierno chino ha dicho que la vacuna va a estar libre entre tres o bien cuatro meses? ¿Es eso posible?

El proceso normal de desarrollo de una vacuna es: primero su producción y después probar su seguridad. De esta forma lo establecen las distintas reglas, nacionales y también internacionales. ¿Significa eso que se pueden obviar todos esos pasos para apresurar la vacuna del coronavirus? No puedo contestar a esa pregunta, si bien estoy seguro de que en EE.UU. o bien en Europa no es posible saltarse ningún procedimiento ni ninguna ley.

-Mas en una situación de urgencia como la presente, ¿existe alguna forma de apresurar los procesos de producción?

Sí, la Alianza para la Innovación en Preparación ante Epidemias (CEPI), en cooperación con GAVI, trabaja en procedimientos para apresurar la producción de vacunas. Uno de ellos es la constitución de plataformas tecnológicas. El término se refiere a sistemas de producción que emplean exactamente los mismos componentes básicos, mas se pueden amoldar para su empleo contra diferentes patógenos conforme sea preciso a través de la inserción de nuevas secuencias genéticas o bien proteicas. El mejor ejemplo es la vacuna de la gripe; todos los años hay una nueva cepa con la que se hace la vacuna de la próxima temporada, y se evita de este modo hacer todas y cada una de las pruebas que harían falta con una vacuna plenamente nueva. Lo que se pretende es que, en el futuro, existan ciertas de estas plataformas que estén dispuestas para fabricar una vacuna en frente de organismos, como el coronavirus, que supongan una urgencia de salud pública.

-¿Se podría utilizar las plataformas para la vacuna de la gripe en un caso así?

El virus es afín, mas al tiempo es muy, muy diferente. Sí se han hecho vacunas, ya aprobadas, en frente de otros coronavirus que podrían servir de base. Con esta última, ya hemos asistido a 3 epidemias ocasionadas por un coronavirus, SARS y MERS, con lo que tenemos cierta experiencia con los coronavirus.

Estoy seguro de que en EE.UU. o bien en Europa no es posible saltarse ningún procedimiento ni ninguna ley.

Además de esto, uno de los inconvenientes que tenemos, en nuestros días y que espero que se resuelva dentro de poco, es que los laboratorios que fabrican vacunas no disponen aún del virus, y por consiguiente la primera vacuna que se haga se va a hacer utilizando la secuencia genética del virus que ha sido publicada.

-¿Se puede pronosticar de qué manera va a evolucionar la epidemia y en qué momento va a poder estar libre una vacuna?

Estamos aún en los primeros instantes de la epidemia conque es pronto aventurarse a pronosticar de qué manera va a evolucionar. Estamos comenzando a conocer la epidemiología de esta infección, si bien ya sabemos que puede ser esencial ya que ha habido más de doscientos fallecidos y se han reportado casos ya en más de veinte países. La buena nueva es que se trabaja en una vacuna, lo que supone un récord si charlamos de tiempo, mas es necesario decir que, incluso en las mejores circunstancias, la producción de la vacuna se retardaría cuando menos tres o bien cuatro meses y, ahora, deberíamos hacer los ensayos clínicos de seguridad ya antes de emplearla en humanos. Esto es, hablamos de por lo menos 1 año, tiempo que semeja prolongadísimo, mas si pensamos por poner un ejemplo en la vacuna del virus del Ébola, se retardó cinco años antes que se aprobase para su empleo en personas.

De ahí que es preciso explicar el proceso que se prosigue una vacuna para asegurar su seguridad ya antes de su aprobación. En situaciones normales, la producción de una vacuna hasta su aprobación tarda entre cinco y diez años, y acá hablamos de solo doce meses. Tardamos solo cinco años en la del ébola y ahora tratamos de apresurar los procedimientos.

Estamos aún en los primeros instantes de la epidemia con lo que es pronto aventurarse a pronosticar de qué manera va a evolucionar

-Es más que probable que en el futuro nos encaremos a más epidemias afines a esta. ¿Qué hace falta para estar preparados?

Ante cualquier epidemia de esta clase, primeramente, resulta esencial contar con de sistemas veloces de detección y diagnóstico para organizar una contestación y usar los tratamientos que han probado eficiencia en frente de otros coronavirus y, por supuestos, comenzar a diseñar la vacuna. Mas, lo más esencial es tener estrategias de Salud Pública –mascarillas, lavarse las manos, etcétera-, que eviten una veloz propagación del virus. En un caso así, China ha apartado una serie de urbes para reducir la transmisión del virus, si bien creo que no se va a poder interrumpir su diseminación.

-¿Qué le semeja la perpleja postura de la OMS que ha cambiado de forma rápida la alarma frente a la nueva epidemia?

Es muy simple criticar desde el futuro cuando sabemos lo que ha pasado. La OMS actúan dependiendo de la información que dispone en un instante determinado y, conforme la epidemia evoluciona, va alterando el nivel de alarma.

-¿Cuál es el reto que GAVI, y otras organizaciones, deben abordar para estar preparados frente a una epidemia de estas peculiaridades?

Primero hay que ser siendo conscientes de todo cuanto se ha hecho a fin de que, en el plazo de poco más de un mes, ya se esté trabajando en una vacuna. Es algo excepcional si se equipara con otras situaciones. En un caso así tenemos la fortuna de que el coronavirus haya emergido en China, donde hay un genial sistema de salud. Otras epidemias, como el ébola, brotaron en África, y ha sido realmente difícil hacerlas frente.

El propósito de GAVI es que todas y cada una de las personas tengan acceso a un sistema sanitario. Hoy en día, noventa por ciento de los pequeños recibe cuando menos una dosis de las vacunas rutinarias. En el futuro deseamos que el diez por ciento de los que no reciben las vacunas tengan acceso a ellas. Es la mejor manera de prevenir enfermedades. Sin un sistema sanitario conveniente es considerablemente más bastante difícil hacer en frente de una epidemia.

El propósito de GAVI es que todas y cada una de las personas tengan acceso a un sistema sanitario. En nuestros días, noventa por ciento de los pequeños recibe por lo menos una dosis de las vacunas rutinarias

Por otra lado, el cambio climático hace reaparecer enfermedades que parecían olvidadas en ciertos países, como es el caso de España. Debemos estar preparados. Y, desde entonces, debemos supervisar las epidemias en su origen. Así se resguarda al resto del planeta. Y hemos de estar preparados frente a la llegada de nuevos virus y enfermedades. Y para esto es esencial que se avancen en las plataformas tecnológicas de producción de vacunas, mas asimismo un sistema sanitario.

-¿De qué manera contribuye el gobierno de España a los programas internacionales de inmunización?

España se unió al programa Internacional de Sencillez financiera para la inmunización en dos mil seis, como uno de los donantes originales, con un compromiso de ciento ochenta y nueve con cinco millones de euros a lo largo de veinte años. Para apoyar este compromiso con la financiación renovadora, el gobierno de España efectuó una primera contribución directa de treinta millones de euros a Gavi en dos mil ocho, seguida de una contribución de dos millones de euros para dos mil diez. En el primer mes del año de dos mil quince, en la segunda conferencia de reposición de Gavi en Berlín, repitió el apoyo a la misión de Gavi para el periodo dos mil dieciseis-dos mil veinte. Nuestra esperanza es que, ahora que estamos en una coyuntura económica más conveniente, España aporte nueva financiación a nuestros programas de vacunación de Tuberculosis, Malaria y SIDA. Y tenemos una singular cooperación con la Caixa, nuestro primer asociado privado.

-¿Cuáles son los objetivos principales de GAVI?

Precisamos líderes a nivel local y nacional que nos asistan en la capacitación de sistemas de salud que nos faciliten la administración de vacunas en todo el territorio. Y financiación, naturalmente. Y, ahora nos hemos dado cuenta de que debido a los movimientos migratorios que se están generando debido a las guerras, al cambio climático, etcétera hace falta una nueva estrategia de inmunización. Trabajaremos en cooperación con compañías tecnológicas a fin de que nos asistan a hacer en frente de esta nueva situación.

No habría una epidemia de sarampión si se vacunase a la población

-¿Los virus emergentes nos hacen perder el foco sobre otros ‘viejos conocidos’?

Ahora estamos frente al nuevo coronavirus, y desde entonces hay que estar alarma, mas el virus de la gripe mata de año en año a miles y miles de personas. Y, por poner un ejemplo, en la R. del Congo todo el planeta está preocupado por el virus del ébola, que ha matado a cerca de trescientos personas el año pasado, al tiempo que seis mil murieron por culpa del sarampión, para la que sí hay una vacuna. Hay que tener clarísimo cuáles son las prioridades.

-Entonces, ¿qué es una urgencia?

No habría una epidemia de sarampión si se vacunase a la población. Frente a una nueva enfermedad, deberemos aguardar a que haya una vacuna, mas mientras debemos trabajar en desarrollar sistemas sanitarios que dejen la implementación de las campañas de inmunización cuando tengamos la vacuna.

-No puedo dejar de preguntarlo, ¿para en qué momento va a haber una vacuna para el SIDA?

La ciencia no se para. Hay 2 vacunas que se prueban y debo decir que no soy singularmente optimista sobre una de ellas. La buena nueva es que si los resultados son positivos, tenemos la infraestructura precisa para su empleo. Mas hay que tomar en consideración que el SIDA es el organismo más complejo sobre el que se ha tratado de hacer una vacuna. Cuando alguien se inficiona con el SIDA, se hace con un solo virus, mas tras poso meses, hay miles y miles de diferentes virus que han ido mutando. Es muy complicado y trabajamos.

«La contestación son las vacunas»
En los últimos tiempos se está generando, en ciertos países más ricos, un movimiento de personas que deciden no vacunar a sus hijos. Para Seth Berkley, Directivo Ejecutivo de Gavi, la Coalición para Vacuna, es una situación bastante difícil de comprender. «Estamos observando que ciertas personas deciden no vacunar a sus hijos, lo que ha producido, por poner un ejemplo, ciertos brotes de sarampión en lugares donde estaba bajo control. En España no se ha producido está situación, mas, en Francia, por poner un ejemplo, una tercera parte de sus habitantes piensa que las vacunas no son suficientemente seguras. Resulta paradójico que Francia ostente la mayor tasa de escepticismo en frente de la vacunación al tiempo que Ruanda tiene la tasa mayor de aceptación».

Para este especialista resulta bastante difícil admitir que la patria de Louis Pasteur sea la más incrédula. «Una de las posibles razones es que, en contraste a otros países, estas enfermedades infecciosas han desaparecido, con lo que no hay conciencia de lo graves que pueden ser. Lo que no se preguntan estas personas es por qué razón no existen ya en sus países. Y la contestación son las vacunas».

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment