Uno de cada diez pacientes que padece un ataque cardiaco tiene colesterol familiarSalud 

Uno de cada diez pacientes que padece un ataque cardiaco tiene colesterol familiar

Uno de cada diez pacientes que padecen ataque cardiaco ya antes de los cincuenta años tienen hipercolesterolemia familiar (FH), un trastorno genético que se traduce en elevados niveles de colesterol.

Los datos logrados por un conjunto de estudiosos del Brigham and Women’s Centro de salud (EE.UU) han probado que, debido a esta afección, el número de jóvenes que ha sufrido un ataque cardiaco ha aumentado en un dos por ciento todos los años en la última década. De esta manera, este estudio, publicado en «Journal of the American College of Cardiology», se ha desarrollado con la meta de estudiar esta clase de accidentes en los adolescentes y asistir a prevenir los ataques

En este sentido, muchos de estos pacientes siguieron presentando niveles altos de colesterol aun un año tras padecer el accidente. Así, uno de los retos que presenta la hipercolesterolemia familiar es que es «infrareconocido y subtratado», ha señalado Ron Blankstein, especialista en Cardiología Precautoria y directivo del programa de imágenes cardiovasculares en este centro.

De cara al desarrollo del estudio, el conjunto de estudiosos compendiaron datos sobre los pacientes del Centro de salud General de Brigham y Massachusetts que habían sufrido un ataque cardiaco ya antes de los cincuenta años entre dos mil y dos mil dieciseis. De este modo, identificaron a los pacientes con hipercolesterolemia familiar y usaron registros médicos electrónicos, para determinar los factores de peligro cardiovascular, y los fármacos que los pacientes habían estado tomando ya antes de padecer el ataque.

El cuarenta y tres por ciento de ellos no llevaba a cabo una terapia de estatinas

Descubrieron que más o menos 1 de cada diez adultos jóvenes que había sufrido un accidente cardiaco presentaba hipercolesterolemia familiar. Entre aquéllos que tenían antecedentes familiares de enfermedad coronaria prematura y colesterol alto la proporción fue de seis sobre diez. Además, se ha concluido que el cuarenta y tres por ciento de ellos no llevaba a cabo una terapia de estatinas.

De esta forma, tras el ataque solo al cuarenta y nueve por ciento de pacientes con familiar se le recetó una terapia de estatina de alta densidad. Un año tras el accidente la mayor parte proseguía presentando niveles elevados de colesterol. Como consecuencia, a lo largo de la década que se desarrolló el estudio, el diez por ciento de los pacientes con FH murieron. En este contexto, los estudiosos han puesto de relieve que existen ocasiones para un tratamiento más violento de reducción de lípidos tanto para los pacientes jóvenes que padecen FH para los que no.

Es esencial que tanto los agentes sanitarios como los pacientes sean siendo conscientes del beneficio real asociado con la reducción del colesterol

«Es esencial que tanto los agentes sanitarios como los pacientes sean siendo conscientes del beneficio real asociado con la reducción del colesterol. Es esencial hacerlo tras un ataque cardiaco, mas aun ya antes, si un paciente tiene factores de peligro, hay una ocasión esencial para eludir ataques cardiacos por medio de terapia agresiva», concluye Blankstein, quien ha añadido que asimismo hay que prosperar otros factores de peligro como el tabaquismo, el sobrepreso o bien la presión arterial elevada.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment