Salud 

Vapor frente al inconveniente de próstata más usual

España es uno de los países del planeta con mayor esperanza de vida en tanto que, conforme los últimos datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), se calcula que una mujer que nazca hoy día va a vivir hasta los ochenta y nueve años al tiempo que un hombre lo va a hacer hasta los ochenta y cuatro años. Lo que a priori semeja una ventaja puede no serlo tanto toda vez que la salud comience a fallar, puesto que muchas son las enfermedades de forma directa vinculadas con el envejecimiento. Una de ellas en el caso de los hombres es la hiperplasia benigna de próstata, un trastorno con una alta prevalencia que afecta hasta al cincuenta por ciento de los hombres de cincuenta a sesenta años. Y en aquellos de más de ochenta años, el inconveniente ya es extendido puesto que afecta a 9 de cada diez.

«No se trata de una enfermedad que ponga bajo riesgo la vida de los pacientes, mas sí que incide significativamente en su calidad de vida, puesto que el agrandamiento de la glándula prostática causa que la uretra se comprima, reduciendo e inclusive llegando a bloquear el flujo de la orina», explica el doctor Enrique Rijo, responsable de la unidad de próstata del Servicio de Urología del Centro de salud Quirónsalud Barna. Existe la posibilidad de un tratamiento farmacológico con alfabloqueantes. Mas estos tienen efectos secundarios, como la eyaculación reaccionaria, y además de esto su eficiencia reduce a lo largo del tiempo.

Hasta hace poco la opción alternativa era un tratamiento con las técnicas tradicionales como la cirugía abierta o bien la resección transuretral (RTU) de la próstata, en las que pueden existir dificultades como la incontinencia urinaria, sangrado que requiera transfusión o bien la disfunción eréctil y la eyaculación reaccionaria. Técnicas más recientes y menos invasivas como la vaporización o bien la enucleación prostática con láser evitan muchas de esas dificultades. No obstante, asimismo pueden afectar a la eyaculación. Mas en los últimos tiempos se ha avanzado en el desarrollo de técnicas nuevas que evitan este inconveniente y, en ese sentido, el doctor Rijo ha sido últimamente vanguardista en la integración de un novedoso procedimiento ligerísimamente invasivo que utiliza vapor para corregir este inconveniente.

La hiperplasia beniga de prostata es un trastorno con una alta prevalencia que afecta hasta al cincuenta por ciento de los hombres de cincuenta a sesenta años

La técnica, famosa como ‘Rezum’, consiste en la inyección de vapor en la próstata, lo que provoca la necrosis del tejido (muerte celular) que es después eliminado por el propio cuerpo, «solventando los inconvenientes causados por el desarrollo de la próstata en el paciente», apunta este urólogo.

En U.S.A. cuenta con la aprobación de la Agencia Americana del Fármaco (FDA, en sus iniciales en inglés) desde hace 4 años mas en España no se usó por vez primera hasta el mes pasado de enero, cuando la aplicó por vez primera el doctor Rijo en este centro de salud barcelonés. Entre los beneficios de este nuevo procedimiento está que logra conservar la eyaculación anterógrada en hasta un noventa y seis por ciento de los casos, y su velocidad, ya que solo son precisos entre 3 y 7 minutos para efectuarse. «Es una técnica que no obstante asimismo tiene sus restricciones. Solo puede aplicarse en pacientes con próstatas que no superen los cien gramos, o sea, medianas o bien pequeñas. Y aquellos que toman anticoagulantes tampoco podrían ser tratados con ella sin la suspensión anterior del tratamiento», explica el doctor Enrique Rijo.

Técnica ligerísimamente invasiva
Cuando el procedimiento se hace, el paciente puede retornar a su casa a las pocas horas y lo único que precisa es llevar una sonda a lo largo de 3 a 4 días, que le va a ser retirada asimismo en el centro hospitalario donde se le practica la intervención. Conforme explica el especialista, «esto se debe a que se genera una inflamación que puede obstruir el flujo de la orina. Mas es un pequeño peaje que hay que abonar por esta técnica, que no supone tampoco un inconveniente mayor».

La técnica, famosa como ‘Rezum’, consiste en la inyección de vapor en la próstata, lo que provoca la necrosis del tejido (muerte celular) que es después eliminado por el propio cuerpo

El último estudio de la técnica Rezum publicado últimamente en la gaceta científica ‘Urology’ comunicó una tasa de retratamiento de solo el cuatro con cuatro por ciento de los casos a lo largo de los 4 años de seguimiento. Tratándose de una intervención ligerísimamente invasiva, dismuyen asimismo los peligros asociados y los efectos secundarios. Molestias al mear, escozor o bien una pequeña presencia de sangre en la orina es lo máximo que puede llegar a generarse. En cualquier caso se trata de efectos temporales y transitorios. «A partir de las un par de semanas el paciente comenzará a apreciar que mejora en su sintomatología, si bien no va a ser hasta los 3 meses que se logren las ventajas máximos», incide el doctor Rijo.

Con este procedimiento además de esto se conserva la próstata y sus funciones, siendo mucho menos radical que otras técnicas. «En ningún caso genera impotencia sexual ni incontinencia urinaria. El Rezum se trata de una técnica ligerísimamente invasiva, veloz, segura, con escasos efectos secundarios, que no requiere ingreso hospitalario y que habitualmente puede substituir a la cirugía tradicional o bien al tratamiento farmacológico», explica el doctor Enrique Rijo.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment