Educación '¡Vaya siglo nos espera!', de Pedro Cifuentes

'¡Vaya siglo nos espera!', de Pedro Cifuentes

-

El próximo cinco de junio está designado por la Organización de la Naciones Unidas como el día mundial del Medio Entorno. Sin duda, en las últimas décadas, la conservación de diferentes ecosistemas que existen en el planeta tierra se ha transformado en un reto prioritario para la sociedad del siglo veintiuno que, poquito a poco, cada vez es más siendo consciente de la relevancia de encarar dicho reto.

La mejor prueba de ellos se halla en que la Organización de la Naciones Unidas incluye en su agenda de diecisiete Objetivos de Desarrollo Sustentable para los próximos 15 años, y que múltiples de ellos implican de manera directa cambios en cuestiones medioambientales.

De esta forma, la meta número 15 hace referencia a la conservación de la vida en los ecosistemas terrestres; el número 14 a la protección de la vida submarina y a la prevención de los riesgos que avizoran a los ecosistemas marinos. El decimo tercero lleva el nombre de acción por el tiempo, y se encarga de batallar contra el cambio climático; y por último, otros objetivos hacen referencia a aspectos de la sociedad humana que, de lograrse, alterarían de forma radical el modo perfecto en que afectamos al medio ambiente; como por poner un ejemplo, el séptimo, que apuesta por la consecución de un sistema energético accesible y no contaminante.

Por todo ello, me semeja el instante ideal para charlar de un fantástico cómic de Pedro Cifuentes de reciente aparición en el mercado, que lleva el locuaz título de ‘¡Vaya siglo nos espera!’. Se trata del primer volumen de una Tetralogía dedicada a los convocados objetivos de desarrollo sustentable decretados por la Organización de la Naciones Unidas.

Cifuentes es un profesor del cómic que maneja mejor que ningún otro historietista de este país los códigos del lenguaje del noveno arte; cuando menos, si lo que se trata es de enfocarlos a la educativa.

Por este motivo, su ‘¡Vaya siglo nos espera!’ se me antoja como la más eficiente de las vías para informar y mentalizar a las nuevas generaciones sobre tan magno reto. Si bien realmente, la palabra conveniente sería «educar».

El poder de la alegoría
Cifuentes combina su dedicación a la historieta con su tarea como maestro en un instituto de secundaria. Conoce desde la praxis el planeta de los más jóvenes y el mejor modo de motivarlos, que en su caso, es por medio de la viñeta.

El creador ha creado para sus cómics su cosmos de personajes, formado por una caricaturiza de sí como profesor; como un conjunto arquetípico adolescentes que representan a su estudiantado.

Hasta la data, sus historietas contaban las aventuras de este pintoresco conjunto enfocándolo todo a la enseñanza de la Historia del Arte; mas esta vez, tratándose de una materia bien diferente, decide crear 2 nuevos personajes. El primero es una pequeña pelota azul, un tanto quejica y parlanchina que es, como el lector va a haber adivinado, el propio planeta Tierra. Asimismo crea el personaje de Esperanza, una maestra que viene a substituir al maestro frecuente (el personaje del propio Cifuentes) que está de baja laboral tras un ostentoso accidente casero.

Cifuentes usa el eficiente recurso de la alegoría, puesto que como se desvela con velocidad en la lectura de sus páginas, realmente, la maestra no es una mujer común que tiene el convocado nombre; sino más bien la genuina «esperanza», esa que los textos tradicionales afirmaban que continuaba oculta en la caja de Pandora.

Fuere como fuere, Cifuentes da por bueno el refrán de que «la esperanza es lo último que se pierde»; y la transforma en el primer valor a trasmitir en su obra. Una esperanza que motive y ponga en marcha un cambio en este maltrecho planeta que, como mismo muestra en las páginas de su novela gráfica, ¡Buena falta hace!

El dedo en la yaga
Con rigor, mas de forma completamente entretenida, Cifuentes explica en este primer volumen exactamente en qué consisten los objetivos de desarrollo sustentable de la Organización de la Naciones Unidas, esbozando cada uno de ellos de tales desafíos con ejemplos reales de aquellos inconvenientes que la humanidad todavía no ha sido capaz de solventar.

Se trata en último caso, de un cómic para enseñar a las nuevas generaciones en lo que verdaderamente es prioritario; lo que incluye, como ya he convocado al principio de este texto, un montón de cuestiones que muestran la imperiosa necesidad de que nos reconsideremos el modo perfecto en que el humano interactúa con su ambiente para frenar la humillación del medioambiente.

La página más bella de este tebeo transcurre en en Nueva York; específicamente en Bowlin Green, cerca del corazón de Wall Street, justo delante de la conocida escultura del toro que se dispone a embestir creada por Arturo di Modica. Cifuentes ubica a una de las pupilas que protagonizan su cómic frente a ella, haciendo una inteligente analogía con la escultura de Kristen Visbal, ‘Niña sin miedo’.

Cifuentes remata la faena ubicando un atinado texto en tal viñeta, en el que, la esperanza le afirma que va a ser y los jóvenes como los que deberán lidiar con bravura y buscar la solución a los grandes desafíos del siglo veintiuno.

Al hacerlo, pone el dedo en la yaga, y crea una lectura sumamente poética que prueba su talento como narrador. De forma tan sutil como muy elegante, sugiere que las nuevas generaciones deben ser valientes y enfrentarse a los más poderosos desafíos que estén por venir; mas por su parte, -y es ahí donde logra tocar mi «corazoncito» de historiador con profunda capacitación marxista-, desliza una idea fundamental:

El cambio implica necesariamente la implementación de valores que vayan alén del puro desempeño económico en los mercados bursátiles (encarnados con perfección en el conocido toro de Wall Street); de la maximización salvaje del beneficio a cualquier costo.

Pedro Cifuentes evoca la necesidad, en definitiva, de edificar nuevas vías más justas y respetuosas con todo y con todos; resalta el papel de la educación como medio para lograrlo, y nos presenta este cómic, como una valiosa herramienta para empezar a caminar dicho camino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

¿Es conveniente dejar de emplear mascarillas al aire libre?

Al principio de la pandemia de Covid-diecinueve, con el...

quinientos ochenta millones de francoparlantes

Toda vez que tiene ocasión, el presidente Emmanuel Macron...

Los podcasts van a llegar a Fb la próxima semana

La función de publicar y oír podcasts de audio...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados