¿Y si trabajar en un centro de salud no fuese relevante en la tasa de infecciones en sanitarios?Salud 

¿Y si trabajar en un centro de salud no fuese relevante en la tasa de infecciones en sanitarios?

Posiblemente cuando Fernando Simón se refiriese al número de contagios entre los profesionales sanitarios aseverando que habían adquirido un aprendizaje respecto a la primera ola y que tenían un mejor comportamiento eludiendo contagiarse fuera de su espacio de trabajo, no hubiese leído una investigación llevada a cabo en el Centro de salud doce de Octubre de la villa de Madrid o bien, a lo mejor sí.

En tal informe, que se prepublica en medRxiv y que no ha sido revisado por pares, se concluye que la tasa de infección por el coronavirus SARS-CoV-dos del personal sanitario analizado en el estudio podría ser un indicador de la activa de la epidemia en la comunidad. Pues, aseguran, «parece haber una angosta conexión entre la infección de los trabajadores de la salud y la transmisión en la comunidad».

O sea, si bien los estudiosos no pueden excluir que el hecho de trabajar en un ambiente hospitalario sea un factor de peligro auxiliar de infección por SARS-CoV-dos, «las proporciones afines de casos positivos entre todas y cada una de las áreas del centro de salud y la ola evolutiva de infección, en comparación con la comunidad, son razonamientos claros y contrarios a estimar el peligro laboral como un factor determinante».

Y añaden: «Pruebas pormenorizadas, como la que se efectuaron en nuestra corporación, que cubre a más de una tercera parte de todos y cada uno de los trabajadores, podrían servir como referencia de la población inficionada en la comunidad».

Las proporciones afines de casos positivos entre todas y cada una de las áreas del centro de salud y la ola evolutiva de infección, en comparación con la comunidad, son razonamientos claros y contrarios a estimar el peligro laboral como un factor determinante

¿Significa esto que Simón llevaba razón cuando afirmó lo que afirmó y que le valió que el Consejo General de Institutos Oficiales de Médicos (CGCOM) pidiera su cese inmediato?

El creador primordial del trabajo, Rafael Delgado, ha declinado charlar con ABCSalud, mas en su trabajo los autores escriben que el estudio no encontró diferencias estadísticamente significativas en la proporción de detección de PCR positiva para SARS-CoV-dos entre los trabajadores sanitarios de áreas de alto peligro y con contacto con pacientes covid-diecinueve en comparación con personal de oficina, administrativo o bien de laboratorio sin contacto directo con los pacientes. «Las curvas de evolución de casos amontonados entre pacientes y personal sanitario a lo largo de marzo de dos mil veinte mostraron una forma prácticamente paralela».

Y, si bien hubo ciertos casos de transmisión enormemente probable de pacientes con covid-diecinueve a los sanitarios, primordialmente en la primera fase de la epidemia, no hubo diferencias significativas en las tasas de infección del personal sanitario y hospitalario que puedan estar relacionadas con el trabajo en áreas de alta incidencia y mayor peligro de exposición. Además de esto, la evolución de los casos a lo largo del mismo período temporal (marzo de dos mil veinte) entre los pacientes que asistieron a emergencias y el personal del centro de salud sugiere que los dos conjuntos fueron impulsados por exactamente la misma activa.

El primer caso de covid-diecinueve en el Centro de salud Universitario doce de Octubre fue confirmado el 1 de marzo. Se trata de un enorme centro de salud público con mil doscientos camas, para más de cuatrocientos habitantes en el sur de la villa de Madrid y al que la pandemia embistió con sus fuerzas en la primera ola .

Desde el principio de la epidemia, el Servicio de Seguridad y Salud Ocupacional del convocado centro de salud organizó la consulta y prueba del personal hospitalario con exposición confirmada y asimismo a aquellos que presentaban síntomas de infección respiratoria viral. Para el diagnóstico molecular de la infección se hicieron test PCR a los casos sospechosos ya desde el veinticinco de febrero.

De esta manera, de un total de seis mil ochocientos empleados del centro de salud, dos mil ochenta y cinco (treinta con seis por ciento ) fueron evaluados a lo largo del periodo comprendido entre el 1-veintinueve de marzo de dos mil veinte, ciertos de ellos reiteradamente (dos.286 muestras en suma).

El primer trabajador sanitario inficionado se certificó el nueve de marzo. Y a data del veintinueve del mismo mes se confirmó que un total de setecientos noventa y uno trabajadores del centro de salud, incluido personal no sanitario, estaban inficionados, lo que representa el treinta y ocho por ciento de los examinados y el once con seis por ciento de todos y cada uno de los trabajadores del centro de salud.

Los resultados tienen esenciales implicaciones para apreciar con mayor precisión el número real de casos en la comunidad y desarrollar políticas de salud pública para la contención, el tratamiento y la restauración

Además, se estimó la proporción de individuos inficionados entre los diferentes conjuntos de exposición ocupacional y se equiparó la evolución de los casos a lo largo de la ola expansiva epidémica entre el personal sanitario y los pacientes que asistieron al Servicio de Emergencias a lo largo del mismo periodo.

Los autores concluyen que los resultados contrastan con las cantidades oficiales que circulan a nivel nacional y también internacional. Y, además de esto, «tienen esenciales implicaciones para querer con mayor precisión el número real de casos en la comunidad y desarrollar políticas de salud pública para la contención, el tratamiento y la recuperación».

Un total de setenta y dos médicos y médicas han fallecido en el ejercicio asistencial desde marzo, una profesión que además de esto demanda que la infección por el virus SARS-Cov-dos sea reconocida como enfermedad profesional

Esta experiencia es afín a la comunicada desde Wuhan verificada por la Misión Conjunta de la OMS (OMS) y asimismo de las experiencias recientes en un centro de salud en los Países Bajos, donde la mayor parte de las infecciones de trabajadores sanitarios se relacionaron con contactos familiares o bien comunitarios.

La verdad es que España está a la cabeza de personal sanitario fallecido a lo largo de la pandemia. Conforme la organización médica, son setenta y dos médicos y médicas fallecidos en el ejercicio asistencial desde marzo, una profesión que además de esto demanda con insistencia que la infección por el virus SARS-Cov-dos sea reconocida como enfermedad profesional

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment